Descubre algunas interesantes anecdotas sobre Steve Jobs

Steve Jobs

El 5 de octubre de 2011 recibíamos la trágica noticia de la muerte de Steve Jobs, el fundador y CEO de Apple, y uno de los grandes referentes dentro del mundo de la tecnología. Un maldito cáncer de hígado que le detectaron en abril de 2009 se lo llevó para siempre, después de una larga y tediosa lucha contra la enfermedad. Por suerte Jobs nos ha dejado una gran colección de dispositivos que llevan su inconfundible sello, entre los que destacan el iPod, el iPhone o el iPad.

Además en su legado nos encontramos un montón de anécdotas, algunas de ellas conocidas por casi todo el mundo y algunas otras menos conocidas. Hoy a través de este artículo vamos a rememorar algunas de esas anécdotas más conocidas y os vamos a contar algunas, que han pasado desapercibidas para casi todo el mundo, y que hemos rescatado investigando un poco en la vida del genio que fue capaz de fundar Apple, de ser despedido y de volver para triunfar sin paliativos cobrando un dolar al año por su trabajo.

Steve Jobs era el empleado número 0 de Apple

La que fuera la primera junta directiva de Apple quería que todos sus empleados tuvieran una tarjeta en la que figurara su nombre y un número que sería asignado según el orden en el que hubieran sido contratado. Los empleados más antiguos tendrían los números más bajos y los que menos tiempo llevaran en la empresa tendrían un número más elevado.

Steve Wozniak, cofundador de Apple, recibió el número 1 y Steve Jobs era el empleado número 2. Esto hizo enfadar en gran medida a Jobs que se quejó y protesto en gran medida, hasta que la junta directiva decidió cambiarle su número de empleado, dándole el 0 para no cerrar una disputa absurda para casi todos.

Las manzanas eran su comida favorita

Apple

Steve Jobs era un conocido vegetariano y su comida favorita eran las manzanas, de ahí el nombre que le puso a la compañía que fundó con su amigo Steve Wozniak.

Se rumoreó además durante mucho tiempo que muchos empleados de Apple solían esconderse a la hora de comer, sobre todo si comían hamburguesas o cómoda rápida, para evitar una charla nutricional de Jobs.

Fue uno de los primeros defensores del WiFi

Es algo que ha pasado muy desapercibido para casi todos, pero Steve Jobs, fue uno de los grandes pioneros del WiFi. Ni corto ni perezoso, en 1999 Apple presentó el iBook, el que era por aquel entonces el primer Netbook con WiFi, con un mensaje que se mostró en la pantalla de este dispositivo que Jobs había enviado a Phil Schiller, responsable de marketing de Apple.

Era un reconocido budista Zen

Jobs siempre fue un reconocido budista Zen, llegando incluso a pensar en irse a un monasterio para convertirse en un monje. Por suerte para todos decidió seguir su carrera profesional y aunque traicionando en parte a Buda, fue capaz de compaginar su trabajo en Apple con su religión.

Bautizó a una de sus creaciones con el nombre de su hija no reconocida

Lisa y Steve Jobs

Steve Jobs era un hombre diferente, y a pesar de que le entristecía profundamente que sus padres biológicos le hubieran dado en adopción, él no fue capaz de reconocer a su hija Lisa, nacida en 1978 de su relación con Chrisann Brennan. Tal vez arrepentido y un tiempo después bautizó a una de sus creaciones con el nombre de su hija.

Desde Cupertino, alegaron que este nombre eran las siglas de “Local Integrated System Architecture”, pero nadie se creyó esta versión. A pesar del esfuerzo de Jobs en este proyecto el ordenador fue un auténtico fracaso y las 3.000 unidades que se guardaban en los almacenes de Apple acabaron en un vertedero ante la imposibilidad de venderlas.

Finalmente el genio reconoció la paternidad y el error cometido, llegando a decir; “No podía admitirlo, en realidad solo quería que ella abortase. Criar a un niño es algo muy duro y yo no estaba preparado”.

Un tipo bromista y mentiroso

Todos los que le conocían hablaban bien de Steve, pero pasaba a pesar de su gesto siempre serio era un tipo muy bromista, que a la vez utilizaban con facilidad la mentira en su beneficio propio.

Dio muestras de su carácter bromista cuando durante la presentación del primer iPhone llamó a Starbucks para pedir 4.000 cafés para todos los asistentes al evento. Su lado mentiroso también lo exhibió cuando le dijo a su amigo Steve Wozniak que Atari tan sólo le había dado por su creación 700 dólares, entregándole 350 dólares. En realidad le pagaron 5.000 dólares que se quedó en su mayor parte. Eso sí, desconocemos en que los empleó finalmente.

Era adoptado

Steve Jobs nació un 24 de febrero de 1955 en San Francisco fruto de la relación entre Joanne Schieble, una estudiante soltera de postgrado y Abdulfattah Jandali, un estudiante originario de Siria. Ambos decidieron entregarlo en adopción a Clara y Paul Jobs, quienes fueron los grandes culpables de su afición por la electrónica.

Eso sí, no fueron capaces a cumplir la promesa que le hicieron a sus padres biológicos de que su hijo terminaría una carrera universitaria.

Apple no le hizo millonario ya que su sueldo anual era de 1 dólar

Steve Jobs

A pesar de lo que muchos creen Steve Jobs no se hizo millonario con Apple, aunque si consiguió una enorme suma de dinero. Su gran éxito fue comprar Pixar a George Lucas por 10 millones de dólares, para poco tiempo después venderlos a Disney por unos mareantes 7.6 billones de dólares.

Con la salida a bolsa de Pixar y con la creación de éxitos internacionales como “Toy Story”, Steve superó los 1.000 millones de patrimonio antes de volver a Apple. En su vuelta a Cupertino como CEO su sueldo era 1 dólar anual. No hay duda de que el dinero no era importante para él, aunque parece claro que tampoco le hacía demasiada falta.

Fue despedido de la compañía que él fundó

Una lucha de poder con Jhon Sculley, que había sido contratado para dirigir Apple, terminó con el despido de Steve Jods de la compañía que el mismo había fundado.

“Yo no lo vi entonces, pero sucedió que ser despedido de Apple fue lo mejor que me pudo haber pasado”

Después de ser despedido consiguió hacerse millonario tal y como ya os hemos contado antes, y poco después se produjo el regreso a Apple que estuvo repleto de éxitos hasta su muerte.

Marcó un estilo de moda

Steve Jobs

Steve Jobs era un personaje peculiar incluso para vestirse y siempre llevaba el mismo atuendo, creando un estilo de moda propia que muchos han imitado. Con sus clásicas gafas redondas, su jersey de cuello negro y unos vaqueros Levis bastante desgastados, Jobs era perfectamente reconocible por casi todo el mundo.

Según se cree el diseño habitual del atuendo del genio fundador de Apple era obra del diseñador de moda Issey Miyake, que al parecer le envió un cargamento de ropa, toda idéntica, para toda la vida. Las gafas era del fabricante alemán Lunor y con el paso del tiempo se han convertido en un modelo clásico y demandado por mucha gente.

Era disléxico

Una de las curiosidades más sorprendentes del genio de Cupertino es que era disléxico, algo que no le impidió triunfar en todos los sentidos. Tampoco se lo impidió a otros grandes genios como Einstein, Alexander Graham Bell o Henry Ford que también eran disléxicos.

Para quien tenga alguna duda sobre lo que es la dislexia y antes de atribuir al buen de Steve cosas que no son, debemos deciros que es un trastorno en la lectura que imposibilita una compresión correcta.

Quería llamar “MacMan” al iMac

Apple

Un año y medio después del regreso de Steve Jobs a Apple la compañía presentó el exitoso iMac. Este ordenador marcó un antes y un después para los de Cupertino que comenzaron una importante recuperación hasta convertirse en la empresa que es hoy en día.

Lo que pocos conocen es que el iMac, nombre creado por el publicista de Apple Ken Segall, estuvo muy cerca de llamarse “MacMan”. Este era el nombre que Steve Jobs pensó para el ordenador aunque finalmente cedió ante la propuesta de iMac.

Le vendió un ordenador al Rey Juan Carlos

Nadie ha dudado nunca de la capacidad de persuasión que tenía Steve Jobs, pero lo que es menos conocido es que uno de las que lo sufrió, fue Juan Carlos, el mismísimo Rey de España durante muchos años. En una feria celebrada en San Francisco y en una animada charla el fundador de Apple, y por aquel entonces en NeXT, fue capaz de venderle uno de sus ordenadores.

Lo más curioso del asunto es que aquellos ordenadores NeXT estaban concedidos para un uso científico y no personal. Desconocemos el uso que le dió el Rey de España y cuanto llegó a pagar por él.

La falta de higiene, un pequeño problema

Steve Jobs no comía carne y únicamente ingería pescado, por lo que estaba convencido que su cuerpo no producía malos olores y por ello no necesitaba ducharse a diario o al menos cada dos días como hacemos todo el mundo. Esto es evidente que no es correcto y su cuerpo como el de cualquier otra persona producía malos olores.

La falta de higiene le supuso cuando trabajaba en Atari que fuera trasladado al turno de noche ante las quejas de muchos compañeros. Además su extraña costumbre de andar descalzo por la oficina tampoco generó comentarios positivos, como por otra parte es totalmente normal.

¿Conoces alguna anécdota más de Steve Jobs?. Puedes contárnosla en el espacio reservado para los comentarios de esta entrada o bien a través de alguna de las redes sociales en las que estamos presentes.

 


Categorías

General
Etiquetas ,

Villamandos

Asturiano, orgulloso gijonés para mas señas, 28 años. Ingeniero Técnico en Topografía de profesión y un enamorado de las nuevas tecnologías y... Ver perfil ›

Escribe un comentario