El Xiaomi Mi5 nos muestra sus tripas

Xiaomi-Mi-5-desmontado-4.redimensionada

El pasado domingo Samsung presentó el Galaxy S7, su nuevo buque insignia para este año. A los pocos días una web rusa ya se había hecho con él y lo había destripado para ver su interior, en especial el funcionamiento de la refrigeración líquida y del sello que rodea el dispositivo para hacerlo resistente al agua. En esta ocasión los rusos se adelantaron a los chicos de iFixit. Nuevamente se han vuelto a adelantar a iFixit, pero en esta ocasión, han sido los chinos, que han destripado el Xiaomi M5, presentado también en el Mobile World Congress, celebrado en Barcelona durante esta semana. 

El motivo por el que Xiaomi presentara el nuevo buque insignia de la firma en Barcelona, daba a entender que este año comenzará la expansión internacional de la firma. Pero durante el evento, no comentó nada al respecto. Tuvimos que esperar al día siguiente para llevarnos la decepción de comprobar que hasta finales del año que viene, con un poco de suerte, Xiaomi no saldrá de su país a vender teléfonos directamente.

El Xiaomi Mi5, con un grosor de 7,5 mm integra en su interior uno de los hardware, en todos los sentidos, más espectaculares a cambio del precio al que sale a la venta, aunque como he comentado solo en China, así que no hay que hacerse ilusiones. El teléfono podríamos decir que está compuesto en su interior por tres capas. En la parte superior encontramos la batería, anclada con unos tornillos a la placa. En la segunda capa encontramos la placa que compone todo el dispositivo y donde se encuentra el procesador Snapdragon 820, cubierto de un aislante término que hace las funciones de disipador del calor.  La última capa es el chasis fabricado en una especie de porcelana, que según afirma el fabricante es más resistente que el almunia.


Escribe un comentario