Estados Unidos reconoce que el ordenador es el conductor en el coche de Google

coche-e1442414098249

Se ha dado un gran paso en el camino de permitir que los coches autónomos circulen por las carreteras. Hace unas horas hemos conocido que tanto el Gobierno de Estados Unidos como sus instituciones encargadas de regular el tráfico del país han reconocido que el conductor del coche de Google es el propio ordenador y por lo tanto se permitiría su utilización en este punto. Sin embargo aún hay puntos de la ley de Tráfico que sigue incumpliendo el coche de Google y que parece que tendrán que solucionar próximamente si quieren que su coche circule, como por ejemplo los pedales del coche.

Según la Ley de Estados Unidos, los pedales del freno deben existir en un coche y no pueden desaparecer como ocurre en el coche de Google, un problema que parece que la propia Administración estaría dispuesta a pasar por alto, pero aún así han pedido a Google que intente corregirlo. A esta corrección, Google ha puesto problemas ya que afirma que si pone los frenos y demás pedales así como el volante u otros elementos, los pasajeros podrían intervenir y fastidiar la conducción del propio coche al intentar querer hacerse con los controles.

El coche de Google necesitará tener pedales para circular o eso dicen

Todo tiene un cierto halo de esperanza en un futuro de coches autónomos. No sólo por esta concesión sino por las palabras que en la propia autorización vertían sobre el coche de Google : “no tendrá un ‘conductor’ en el sentido tradicional que los vehículos han tenido los conductores durante los últimos más de cien años.”

Realmente pensaba que Estados Unidos tarde o temprano daría luz verde al proyecto y parece que tras este escollo, el camino será más fácil, pero aún así, el resto del Mundo aún no ha dicho nada. Lo que para Estados Unidos es algo posible, igual en otros países no es tan factible como reconocer al ordenador como el conductor. Sin embargo, parece que todo va según lo establecido por Google o eso parece.


Escribe un comentario