Este robot salamandra ahora es capaz de andar, nada y girar en cualquier dirección

robot salamandra

Un de los principales caminos que están siguiendo los científicos e investigadores en el campo de la robótica es, antes incluso de intentar entender cómo funciona nuestro cuerpo y crear humanoides, trabajar con sistemas menos complejos a nivel estructural como determinados animales para poco a poco comenzar a trabajar con proyectos más complejos. En este caso expertos del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Lausana nos sorprenden con el peculiar robot salamandra que ves en pantalla, un proyecto que ya es capaz de andar, nada e incluso girar en cualquier dirección.

Concretamente este proyecto ha sido encaminado hacia la compresión científica de cómo los diferentes animales de diferentes tipos e incluso los humanos controlan sus movimientos de forma modular, algo que tienen un fin muy marcado, ayudar algún día en las posibles lesiones de la médula espinal que pueda sufrir un humano de forma que pueda recuperar el control de sus extremidades inferiores. Según declaraciones de Auke Ijspeert, jefe del proyecto del robot salamandra:

Queremos recrear varios modelos de la médula espinal y validarlos en forma de robots. Queremos empezar de forma sencilla y avanzar en su desarrollo poco a poco.


Ahora bien… ¿por qué una salamandra robot? Según el equipo, se decidieron a recrear el movimiento de una salamandra ya que, desde un punto de vista evolutivo, las salamandras están consideradas como fósiles vivientes. En el agua las salamandras ondulan para conseguir el impulso necesario con el que moverse mientras que, en tierra, estos animales cambian su forma de andar para moverse trotando. En su estudio, los investigadores descubrieron que estos dos movimientos están controlados por la médula espinal. Un ejemplo extremo es que una salamandra decapitada puede seguir trotando si una zona específica de la médula espinal es estimulada eléctricamente.

Gracias a este proyecto los investigadores se dieron cuenta de que, en el caso concreto de la salamandra robot, el cerebro no tiene que preocuparse de cómo se realiza el movimiento, tan sólo ordenárselo a la médula espinal que es la verdadera encargada de conocer cómo coordinar todos los músculos que intervienen en la acción.


Categorías

Robótica

Juan Luis Arboledas

Profesional de la informática aunque amante del mundo de la tecnología en general y la robótica en particular, pasión que me lleva a investigar e indagar por toda la red en busca de cualquier tipo de novedad, estudio o proyecto.

Escribe un comentario