Jason-3, en detalle el último satélite puesto en órbita por NASA

Jason-3

Ayer mismo estuvimos hablando sobre el fracaso de la misión, justo al aterrizar sobre una plataforma situada en alta mar, con la que SpaceX ponía en órbita nada menos que el satélite Jason-3. Curiosamente en los comentarios os quejabais de cómo nos centrábamos en que la misión había fracasado cuando debíamos hablar de éxito ya que el Jason-3 estaba en órbita. Personalmente creo que son dos cosas muy distintas ya que una es la misión por la cual NASA contrata a SpaceX para poner en órbita un satélite y otra cosa muy diferente el hecho de que uno de los fines de SpaceX, que no de NASA, sea conseguir aterrizar su cohete.

Por otro lado, cierto es que el fin de poner en órbita el Jason-3 es muy importante ya que, como se decía brevemente estamos ante un satélite diseñado justamente para monitorizar el nivel de los océanos además de para analizar el clima, el tiempo y los procesos meteorológicos, algo fundamental para conocer a ciencia cierta el por qué de que el nivel de los mares esté creciendo, algo que a su vez coincide con la pérdida de masa helada en los polos. Como seguro entenderás, es algo que debe preocuparnos más de lo que lo hace ya que estamos ante un cambio en el clima global que modificará significativamente el mundo que hoy día conocemos.


Girasol en desierto

Como segunda misión del Jason-3, nos encontramos con que a su vez será utilizado para mejorar los informes útiles para navegación así como las evaluaciones de las tormentas, para esto el nuevo satélite trabajará junto con el Jason-2 (ya en órbita) analizando la dinámica oceánica enviando un montón de datos que serán empleados por las diversas agencias adscritas al proyecto, entre ellas encontramos nombres como la propia NASA, el NOAA, CNES y el EUMETSAT.

Te puede interesar:   Menristors, una nueva generación de chips con los que imitar el funcionamiento de un cerebro humano

Como puedes ver, con el Jason-3 científicos de todo el mundo intentan dar una explicación tras comprender cómo pueden cambiar las cosas a medio y largo plazo, algo que a su vez seguro que ayuda a toda la población a prevenir o prepararse para lo que nos espera. Para esto no solo necesitamos un satélite en órbita capaz de recolectar una ingente cantidad de datos, sino que los científicos se pongan a trabajar de forma urgente sobre estos para así comprender de forma fehaciente cómo funciona cada pequeño detalle y variación de los mismos sobre el planeta.


Categorías

Tecnología

Juan Luis Arboledas

Profesional de la informática aunque amante del mundo de la tecnología en general y la robótica en particular, pasión que me lleva a investigar e indagar por toda la red en busca de cualquier tipo de novedad, estudio o proyecto.

Escribe un comentario