La ECUST muestra una nueva forma de trabajar con nanotubos de carbono

nanotubos de carbono

Hay una serie de materiales, como pueden ser el garfeno o los nanotubos de carbono que, desde su descubrimiento, deberían a estas alturas haber revolucionado el mercado ya que son muchos los científicos que muestran diferentes propuestas en los que estos compuestos son muy superiores a los materiales utilizados hasta el momento. Lamentablemente de una forma u otra todavía no acaban de llegar al pueblo en aplicaciones comerciales, aun así, como todo en esta vida, lo único que debemos dar a los investigadores es tiempo para que no solo descubran aplicaciones reales, sino cómo conseguir fabricarlos a un precio, cuanto menos, razonable.

Una de las de las instituciones que más está apostando por su implementación en aplicaciones comerciales es la East China University of Science and Technology (ECUST) que acaban de presentar en sociedad una especie de película creada a partir de nanotubos de carbono que destaca por poseer una serie de propiedades nunca antes vistas hasta la fecha. Destacar que, entre las novedades, este equipo de investigadores ha decidido utilizar para la fabricación del material, que puedes ver bajo estas líneas, una nuevo método, en lugar de pulverizar los nanotubos de carbono, como se venía haciendo hasta la fecha, se van colocando de forma paralela unos con otros de forma que se pueda crear lo que parece ser un trozo de plástico.


Nanotubos de Carbono

Como decía anteriormente, un trozo de plástico con características muy especiales ya que, según las pruebas a las que ha sido dometido es necesario una fuerza de unos 9.6 gigapascales para ser roto, una fuerza mucho mayor por ejemplo a los 7 gigapascales que necesita la fibra de carbono o los 3.7 gigapascales del Kevlar. Además de esto, según cuenta el equipo de científicos, es nada menos que un 8% más flexible que la fibra de carbono o directamente permite que la electricidad pase a través del mismo lo que convierte a este material creado a partir de nanotubos de carbono en un elemento más que interesante para la creación, por ejemplo, de estructuras de vehículos, piezas aerospaciales, piezas para aviones, chalecos antibalas o, según los responsables del descubrimiento, músculos artificiales.


Escribe un comentario