Adiós, Google Glass. Fue bonito mientras duró

Google_Glass

Recuerdo el momento en el que Google presentó sus gafas. Lo que hacen las Google Glass está muy bien, ofreciéndonos información delante de nuestras narices, casi literalmente, y sin tener que estar sosteniendo nada con nuestras manos. Pero el dispositivo empezó con varios problemas, uno de ellos que parecía demasiado grave: ¿Nos vamos a gastar un dineral en un dispositivo que nos obliga a llevar gafas aunque nuestra vista esté en perfectas condiciones? Por si fuera poco, el aparato, que parece que nunca dejó de ser un prototipo, no tenía un diseño demasiado atractivo.

El año pasado Google anunció que daba por finalizado su programa público Explorer, lo que permitía a los usuarios probar y opinar sobre el dispositivo. Ahora parece que Google ha dado un paso más que no pinta nada bien: la cuentas de Twitter, Instagram y Google+ de las Google Glass han sido eliminadas. ¿Es este el primer paso del fin de las gafas de Google o en realidad es un retroceso para coger impulso?

Google Glass elimina su presencia en redes sociales

Si intentamos entrar a las cuentas de Twitter e Instagram en estos momentos, sólo recibiremos un mensaje que nos avisa de que la página no está disponible. Por otra parte, en la cuenta de Google+ había disponible un mensaje en inglés que decía “Hola, Explorers. Os hemos tenido esperando mucho tiempo en G+ en el programa Explorer. A partir de ahora, si tenéis alguna pregunta sobre Glass, podéis poneros en contacto con nosotros por aquí“.

Es mi opinión y la de muchos que las Glass son un dispositivo que tiene potencial, pero está mal llevado a cabo. Los usuarios no nos vemos añadiéndonos cosas a la cara que no la adornen, por no mencionar que no nos las dejan usar en muchos establecimientos comerciales. Parece que Google ya lo ha entendido y sus planes de futuro pasan por lanzar un modelo para empresas de sus gafas. Mientras estamos trabajando, poco nos debe importar nuestra imagen; lo importante es la producción y la comodidad.

En cuanto al cierre de las cuentas de las redes sociales y aunque no está confirmado, esto parece el fin del proyecto en su versión comercial, por lo que, salvo sorpresa, ya podemos despedirnos de usar las gafas del gran buscador de casual con aplicaciones de ocio. Adiós, Google Glass. Fue bonito mientras duró.


Escribe un comentario