¿Puede la tecnología equipararse a un ser humano?

humano

Durante estos dos días hemos visto como muchas multinacionales expertas en desarrollo tecnológico están presentado al mercado sus últimas novedades, quizá prácticamente todos nos estemos centrando en artículos como el nuevo Samsung Galaxy S7 y sus variantes o el LG G5, dos terminales muy interesantes que, a día de hoy, están a la vanguardia de lo que la tecnología puede llegar a ofrecer pero… ¿es suficiente?, es decir, ¿puede esta clase de terminales ser, por ejemplo, tan potentes y rápidos procesando datos como un ser humano?

Si entendemos el cerebro humano desde un punto de vista muy funcional y simplista, comparándolo con el funcionamiento de un procesador en cuando a que también ejerce labores de recoger información procedente del exterior o del propio cuerpo humano y ejecutar una serie de órdenes derivadas del cálculo de estas entradas, dejando, claro está, que su mecánica interna es muy diferente a la de, precisamente, un ordenador, nos encontramos con que la tecnología puede estar literalmente a décadas de distancia.

En algo más de 20 podría existir un ordenaro más potente que un cerebro humano

Un ejemplo claro, sacado de diversos estudios científicos, lo tenemos en que la potencia bruta de cada neurona podría situarse en el kilohercio, a esto hemos de sumar que un cerebro humano está compuesto por millones de neuronas. Si comparásemos una neurona como un procesador tal cual y sumásemos todas las neuronas nos encontramos con que un cerebro humano podría desarrollar unos mil gigaercios, una cifra muy superior a los menos de 20 GHz que podemos encontrar en los ordenadores y smartphones más potentes que hay en el mercado hoy día.

Hablando por el contrario en términos de memoria, nos encontramos con dos vertientes muy diferentes, por un lado estudios algo más anticuados que nos hablan de cómo un cerebro humano es capaz de almacenar entre los 10 y los 100 terabytes mientras que estudios mucho más recientes, personalmente creo que son bastante optimistas, comentan que esta capacidad puede elevarse hasta el petabyte, una medida que no es otra cosa que unos 1000 terabytes. Sea cual sea la opción escogida, hablamos de capacidades literalmente impresionantes.

Vuelvo a insistir en que a día de hoy es muy complicado hacer esta comparativa ya que un cerebro humano no sigue la misma arquitectura que un ordenador y tampoco funciona literalmente como uno. Aun así, haciendo el esfuerzo de comparar sendos sistemas, podríamos afirmar que el cerebro humano literalmente es el ordenador más potente jamás construido. ¿Podremos algún día superar esta capacidad de procesado de datos? Atendiendo estrictamente a la Ley de Moore, muchos son los futuristas que aseguran que en tan sólo dos décadas podría conseguirse.


Categorías

Tecnología

Juan Luis Arboledas

Profesional de la informática aunque amante del mundo de la tecnología en general y la robótica en particular, pasión que me lleva a investigar e indagar por toda la red en busca de cualquier tipo de novedad, estudio o proyecto.

Escribe un comentario