Smartphones más económicos gracias a este nuevo material

smartphones

Algo muy común y que a fin de cuentas hemos pagado los consumidores es ver cómo el precio de los smartphones de última generación, sobre todo si hablamos de las gamas más altas, han ido elevando su precio poco a poco cada generación que iba llegando al mercado, algo que, en parte, se debe al alto coste de producción que tiene este tipo de dispositivos.

Gran parte de la culpa, como seguro sabrás si alguna vez has tenido que costear la reparación de un dispositivo si por accidente o despiste se te ha caído al suelo, es el alto precio que suelen tener las pantallas que presentan un precio notablemente superior al del resto de componentes. Un ejemplo muy claro lo tenemos, por ejemplo, en el coste de reemplazar la pantalla curva de un Samsung Galaxy S6 Edge cuyo precio puede llegar a ser hasta 150 euros más cara que la de su hermano de pantalla normal.

Debido a esto no es de extrañar que tanto empresas como universidades se hayan puesto “manos a la obra” para intentar conseguir productos de igual calidad pero menor coste. En este campo hoy quiero hablarte del estudio publicado por la Universidad de Pennsylvania donde un equipo de investigadores acaba de desarrollar unos nuevos materiales bautizados como vanadato de estroncio y vanadato de calcio que comparten muchas propiedades con el óxido de indio y estaño, materiales que hoy día se utilizan en el 90% de las pantallas.

Uno de los hitos conseguidos con este trabajo radica precisamente en la consecución de replicar no solo la conductividad eléctrica y eficiencia de producción sino replicar su transparencia óptica aunque a diferencia de las anteriores, en estas pantallas los electrones fluyen como un líquido y no como un gas lo que hace, a diferencia de las pantallas de gas, que se mantengan las propiedades conductivas algo que permite que estas nuevas pantallas sean menos reflectantes ayudando a que, a su vez, sean mucho más transparentes.

Lo mejor de todo, según comentan los investigadores, es que la producción de un kilogramo de este nuevo material tendría un precio de unos 25 dólares mientras que la producción de un kilogramo de material con el que se fabrican las pantallas hoy día tiene un precio de 750 dólares.


Escribe un comentario