Análisis de Halo 4

Muchos fans se llevaron las manos a la cabeza cuando Bungie decidió abandonar la saga Halo para comenzar una nueva carrera en solitario, tras tantos años de éxitos al lado de Microsoft. Con Halo Reach se despidieron a lo grande, pasándole el testimonio a una recién formada 343 Industries que se estrenó con un remake de las primeras aventuras del Jefe Maestro.

Aquella pequeña prueba mostró una valía del estudio que hoy queda confirmada con este Halo 4. Aquellos temores y dudas de muchos quedarán despejados cuando enciendan su consola y vuelvan a enfundarse el casco del Jefe Maestro en una aventura que, aún siendo conservadora, ha intentado aportar nuevas experiencias al gameplay.

Una saga que es uno de los abanderados de Xbox y que tanto éxito comercial ha traído a Microsoft no iba a caer en manos inexpertas, de hecho, algunos ex empleados de Bungie nutren las filas de 343 Industries, quienes tienen por misión lograr que la franquicia siga su camino con la cabeza bien alta. En Microsoft estaban tan seguros de lo capaz que resultaría el estudio, que han llegado a encargarles el desarrollo de una nueva trilogía, siendo este Halo 4 el primer capítulo de la misma y ya está confirmado que la siguiente entrega está siendo desarrollada para la futura sucesora de Xbox 360.

La trama de Halo 4 tiene lugar tras, justamente, 4 años desde los acontecimientos con los que se puso fin a aquella terrible amenaza de El Pacto a la Tierra y al Universo. Un criogenizado Jefe Maestro despierta de su sueño llamado por la fiel Cortana, justo cuando su nave se ve atrapada por la órbita de un extraño planeta, donde descubrirán que permanece oculto una ancestral y letal amenaza. Con esta premisa, arranca de intensa forma Halo 4, aunque ciertamente, la historia termina alcanzando un grado de previsibilidad que pueden generar cierto desinterés en el jugador, relegando su importancia a un segundo plano.

En ocasiones tendremos la sensación de que se repiten demasiado ciertas situaciones, entrando en el bucle de destruir algo/apretar un interruptor seguido de batalla y vuela a lo mismo. Y hablando de combates, hay que decir que estos han perdido en escala, además de existir un considerable aumento de los enfrentamientos a distancia. Por otra parte, los escenarios abiertos ya no son la tónica predominante en el juego, donde habrá más secciones pasilleras que en los títulos previos, aunque si bien, las zonas que pretender imitar las directrices de pseudo sandbox tampoco están muy logradas y resultan en ocasiones algo tediosas debido, en ocasiones, al absurdo respawn de enemigos.

La inteligencia artificial del juego sigue respetando los cánones marcados por la saga desde hace años, aunque en esta entrega, parece que los duros Élite han relegado su papel de temidos enemigos a los sorprendentes Caballeros Prometeo. Por tratar de resumirlo brevemente, la campaña resulta un tanto conservadora en bastantes aspectos, con una línea argumental y situaciones que no llegan a alcanzar la dimensión y toque épico de anteriores programas, como Halo 3 y Halo Reach.

Gráficamente, no cabe duda de que estamos ante uno de los exclusivos de Xbox 360 que mejor lucen en pantalla. A pesar de correr bajo una mejora del motor de Reach, el nuevo Halo presenta un texturizado de mayor calidad, personajes con mayor carga poligonal, mayor fluidez y hace gala de un diseño artístico que lo confieren de una personalidad única en su género.

Otra de las sorpresas de esta entrega es la inclusión de una bso con bastantes temas electrónicos y de calidad, que encajan perfectamente con la atmósfera futurista del juego, aunque para tranquilidad de muchos, los temas clásicos orquestados siguen presentes en el juego. Sin embargo, lo que no ha terminado de convencerme a nivel sonoro es el doblaje al castellano, pues para un título de este calibre se esperaban unas líneas de diálogo interpretadas con mejor entonación y adecuación.

Como muchos saben, uno de los mayores atractivos de la saga Halo en Xbox 360 reside en un modo multijugador seguido por millones de jugadores en todo el globo. En Halo 4 no faltan los modos clásicos que tanto gustan a los veteranos de la franquicia, también hay que añadir que el modo Forge ha vuelto renovado con una simpleza ejemplar, que nos permitirá un uso del mismo más accesible y sencillo. En cuanto a nuestro alter ego del modo multiplayer, podremos controlar su carrera desde la USNC Infinity: estadísticas, mejoras… todo a nuestro alcance de manera directa y vistosa. Una sonada novedad son las Spartan Ops, un modo de misiones especiales, con hilo argumental propio, que puede ser jugado junto con amigos. Para rizar el rizo, nuevas misiones serán añadidas a este modo por medio de contenido descargable, pero ojo -y aquí viene la mala noticia-, tendremos que ser usuarios de pago si queremos disfrutar de este modo de juego.

Algunos consideran a Halo el Star Wars de los videojuegos. No cabe duda de la popularidad de la franquicia y de la gran responsabilidad que heredaba 343 Industries de Bungie. Si bien, el programa se mantiene conservador la mayor parte del tiempo para no decepcionar a esos fans que esperaban más de lo mismo, y ciertamente, eso puede llegar a ser un inconveniente para los que aguardaban una evolución en la saga de la mano de 343 Industries: los cambios o novedades introducidas han resultado muy tímidos. La campaña no llega a ser tan épica como en otras ocasiones y la historia llega a quedar relegada a un segundo plano por un tratamiento que no sabe captar la atención del jugador. Aún con todo, es una producción de calidad y una compra obligada para los fans de la franquicia, tanto por el retorno del Jefe Maestro como por las incontables horas de diversión que ofrecerá su modo multijugador.

 

NOTA MUNDI VIDEOJUEGOS 8

¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *