Análisis de Watch Dogs

Watch Dogs

Watch Dogs fue uno de los títulos estrella y grandes sorpresas del E3 de hace justo dos años. Aquella nueva aventura de Ubisoft captó la atención de propios y extraños gracias a un hypeante tráiler y una presentación a cargo de los propios responsables del título, donde mostraban las bondades de la que sin duda sería la próxima bomba de la editora gala.

Inicialmente, Watch Dogs tendría que haber llegado a las tiendas a finales del 2013, pero el hecho de coincidir en fechas próximas con otros juegos, como Assassin’s Creed IV -también de la propia Ubisoft– o el terriblemente exitoso Grand Theft Auto V de Rockstar, además de unos necesarios retoques en el motor gráfico y gameplay, hicieron que el prometedor Watch Dogs se retrasara hasta finales de este mismo mes. ¿Ha merecido la pena la espera? Te lo contamos en nuestro análisis.

En Watch Dogs asumimos el papel de Aiden Pearce, un personaje que no podría decirse que encajara dentro del traje de héroe ejemplar, más bien es un tono gris, justo entre el blanco y el negro. Aiden tiene un atormentado pasado marcado por la pérdida de su familia y únicamente persigue la venganza por medio del ataque a los poderosos y corruptos de la ciudad. Con esa difícil empresa de la justicia, la trama va desenvolvíendose a lo largo de cinco actos donde nos cruzaremos con distintos personajes, superaremos tareas secundarias y realizaremos otras actividades a nuestro libre albedrío.

Watch Dogs

Podremos visitar distintos distritos de la ciudad de las mil y una cámaras, donde dejaremos marcas de balas en las paredes, recorreremos sus calles ejerciendo de taxista o nos quedaremos sin aliento en las persecuciones. Pero no todo es acción sin freno en Watch Dogs: meditadas partidas de ajedrez o jugar la mejor mano al póker también serán algunas de las actividades con las que podremos disfrutar de nuestro tiempo en la piel de Aiden. Todo esto terminará repercutiendo en nuestro árbol de habilidades, dividido en cuatro ramas, que podremos completar desbloqueando mejoras mediante los puntos de experiencia que hayamos adquirido.

Watch Dogs

Como bien vimos en aquellos prometedores tráilers preparados al milímetro, la herramienta básica con la que Aiden se desenvolverá en el juego será su teléfono móvil de última generación. Todos los sistemas de la ciudad están interconectados, algo que jugará a favor de nuestro justiciero, que sabrá sacar buen partido de sus habilidades como hacker: realizar sabotajes, controlar el tráfico, piratear cajeros o deshabilitar sofisticados sistemas de ciber seguridad será pan comido. Por su puesto, si hay que emplear la fuerza bruta, no tengáis duda alguna de las habilidades para el cuerpo a cuerpo y el manejo de armas de fuego por parte de Aiden. En cuanto a la experiencia jugable en sí, Watch Dogs sigue el tradicional esquema del sandbox: misiones principales a lo largo de las cuales se desarrolla la trama, side quests para conseguir más puntos de habilidades y otras actividades que añaden algo más de vida a la duración del programa. Quizás se echa en falta algo más de variedad, y sobre todo, intensidad: la sombra de Grand Theft Auto V aún sigue siendo muy alargada.

Watch Dogs

Algo que, desafortunadamente, suele ocurrir con los primeros tráilers y presentaciones de las novedades de Ubisoft es que no suele concordar lo mostrado en esas iniciales puestas en escena con lo que finalmente llega a nuestras manos. Watch Dogs, desde luego, no es la excepción. Si esperáis encontrar el nivel gráfico de aquellas demos o vídeos os aseguro que os podéis ir olvidando de ver tal calidad siquiera en PC o consolas de última generación -en estas ni se alcanzan los 60 fps-, mientras que las versiones de PlayStation 3 y Xbox 360 son las más resentidas y no alcanzan al tan bien optimizado GTA V. Curiosamente, el juego disimula mejor sus carencias de noche que en las horas diurnas, donde hay una llamativa y molesta luminosidad impregnándolo todo.

Watch Dogs

Watch Dogs, además del modo historia, también cuenta con un multijugador que puede alargar algo las horas de vida del programa, aunque no con demasiado fervor. Tenemos muchas modalidades ya vistas en mil y un juegos, salvo que aquí cuentan con la variación de turno para adecuarse al contexto del juego: invasión, carrera de coches, desencriptación… Pero ni rastro del modo cooperativo que nos anunciaron en su día. Y atención a un detalle que va a chocar a más de uno y a otros tantos echará para atrás si pensaban invertir horas en el modo multijugador: salir del modo online bruscamente, desactivarlo o abandonar la partida, hará que tu árbol de habilidades se reinicie a cero, es decir, las perdéis de golpe. Es una medida bastante peliaguda que no descartaría que fuera abolida con una posterior actualización si los usuarios se muestran muy disconformes.

Watch Dogs

Tras más de medio año de retraso, por fin podemos degustar este prometedor plato que aventuraba a ser Watch Dogs, sin embargo, me ha dejado cierto sabor amargo. No se trata de una revolución en el género, aunque las posibilidades del gameplay, especialmente en lo referente al hackeo pero con sus clarísimas limitaciones de interacción, hacen del programa, en cierto modo, un título único.

Quizás a Aiden le falte algo de carisma como personaje principal y las misiones de la trama necesitaban de mayor variedad y contundencia -y vuelvo a citar a GTA V como el referente de la generación en el terreno sandbox-. A nivel técnico, queda más que patente que Ubisoft ha vuelto a hacer de las suyas y el modo multijugador no aporta demasiado. Por decirlo en una línea, Watch Dogs es un globo de sensaciones que se desinfla demasiado rápido.

NOTA FINAL MUNDI VJ 6.5

¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

8 comentarios

  1.   Trololo dijo

    Demigrante.

  2.   Alejandro dijo

    Valla. Se veía venir :/

  3.   kobe dijo

    Pues os recomiendo jugar igualmente… nunca superara a GTA V pero es que… es el quinto!!! Han tenido una década entera para desarrollar y pulir el juegazo que es GTA.

    Wacht Dogs le gana la partida en cuanto a interacción, podemos hacer un millon de cosas más con nuestro personaje (Puzzles, juego de plataformas, conducción, disparar, infiltración y sigilo, subir niveles de habilidades, hackeo, creación de objetos…)

    Quieras que no GTA es dispara y conduce, y que conste que me encanta, las misiones y los personajes de GTA son una obra maestra, pero Wacht Dogs ha añadido muchas opciones nuevas al típico SandBox muy a tener en cuenta, aunque tienen que mejorar la conducción y la IA ya!!

  4.   Artyom dijo

    tan malo como para ponerle un 6’5 no creo q sea, habra q catarlo primero; a mi personalmente los sandbox m encantan y claro q no llega al excelente nivel d GTA V, pero ni Watch Dogs ni ningun otro sandbox, el unico q podria superarlo seria el prox. GTA. Salu2 camaradas.

  5.   M.A.D. dijo

    Un 6,5 no es una nota de castigo ni de juego malo. Un 6,5 es una puntuación que se traduce en un buen programa tirando a notable. Un juego malo es aquel que tiene un suspenso, es decir, menos de 5 puntos sobre 10. El problema es que se ha habituado al público a notas infladas que responden más a un carácter comercial dentro del aparato de marketing que a la valoración de la experiencia per se.

  6.   Sythhhh dijo

    Si en un análisis, sea del juego que sea, haces referencia a otro juego, sea el que sea, para mi ese análisis no tiene validez.
    Porque lo que tienes que hacer en un análisis de un juego es centrarse en ese mismo, no en comprarlo con otro juego.
    Porque si no estaríamos haciendo una comparación y no un análisis.

  7.   Rubalcalva dijo

    Las comparaciones sirven como apoyo en la orientación, que es el fin de los análisis. ¿Acaso una nota tampoco sirve como elemento comparativo? Procurad divertiros el juego, que a veces olvidáis lo que es esto: un hobby para disfrutar.

  8.   M.A.D. dijo

    Como bien dice el comentario de Rubalcalva, las comparaciones tienen fines didácticos muy prácticos y pueden servir para esclarecer detalles. Si empezamos con valoraciones personales sobre lo que es cada cosa para cada cual o lo que vale y lo que no según criterios íntimos, entramos en una espiral sin fin y sin sentido que no nos lleva a ninguna parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *