Comparamos el iMac Pro con un PC montado de iguales especificaciones

La polémica está servida, la compañía de Cupertino (Apple) presentaba ayer una nueva revolución en su gama de ordenadores de sobremesa, hablamos del iMac Pro, la fusión entre el iMac y el Mac Pro que muchos habían soñado. Aquí está, y por supuesto no iba a ser barato. No faltan las subidas a la palestra en la que los defensores del PC argumentan que un PC de las mismas características cuesta mucho menos, principal objeto por el que este tipo de usuarios pueden optar por un PC modular por encima de los productos de la compañía de Cupertino, cuya personalización ya conocemos, es bastante limitada. Sin embargo… ¿qué hay de verdad en que un PC es mucho más barato que el iMac Pro? Vamos a comprobarlo con estas comparativas.

En esta ocasión queremos afrontar todos los posibles puntos de vista de cara a la compra de un ordenador de estas características, así como sus alternativas, para que te forjes tu propia opinión al respecto, no dejándote llevar ni por los tópicos, ni por los agasajos publicitarios. Si quieres conocer una opción en concreto, puedes aprovechar el índice para llegar lo más rápido posible.

¿Lo compramos hecho o lo hacemos  nosotros?

Aquí tenemos la primera de la cuestión, Apple no es la única empresa que toma el toro por los cuernos a la hora de ofrece este tipo de alternativas para los profesionales. HP por ejemplo cuenta con su propia sección, y el modelo Z840 con características similares ya parte de los 4.300€ aproximadamente, y claro, en esta situación no contamos ni con periféricos, ni con UBS-C, y siendo sinceros, HP no está ofreciendo ni tan siquiera la penúltima versión de Windows con estas estaciones de trabajo, así como lo oyes, puedes hacerte con este modelo acompañado de Windows 7 Profesional 64, aunque sin faltar a la verdad, está disponible la actualización totalmente gratuita a Windows P10 Pro 64.

En definitiva, si a esos 4.300€ (o 3.300€ aprx si nos hacemos con la versión inmediatamente inferior, el Z640) habría que sumarle un monitor de las características de Apple, es decir, con resolución 5K, así como el resto de periféricos, y aún así no contaríamos con algunas ventajas, como por ejemplo, que no es All-in-One. En definitiva, hacernos con una estación de trabajo, por ejemplo HP, no parece lo suficientemente atractiva como para compararlo con el iMac Pro.

Como ventaja, este tipo de estaciones de trabajo cuentan con una altísima reparabilidad, no vamos a entrar a debatir los servicios técnicos de cada compañía, es algo de lo que Apple puede presumir, pero HP no se queda ni mucho menos atrás en este tipo de productos, que además cuentan con tres años de garantía. En definitiva… ¿resulta interesante adquirir una estación de trabajo montada por HP con estas características? Deberás debatirlo por ti mismo.

¿Cuánto tendríamos que invertir para montar un PC igual?

Tenemos otra alternativa, podemos montarnos un PC casi con mejores características, a nuestro gusto, otorgando nuestra confianza a la compañía que nosotros mismos deseemos. Vamos allá con unos sencillos cálculos (huelga decir que efectivamente hay productos más baratos y más caros que los que yo he seleccionado, he intentado ser todo lo fiel posible al iMac Pro).

  • Monitor 5K HP Z27q – 995 euros en Amazon
  • Intel Xeon E5-2630V4 2.2 GHz BOX – 735€ en PC Componentes
  • AMD Radeon Pro Vega 56 – (sin precio oficial) Aproximadamente 1.500€
  • Kingston KVR21L15Q4 – 32GB ECC DDR4 – 296,49€
  • Samsung 850 EVO – 1TB SSD – 322,92€
  • WebCam Logitech 920C – 74€ (en rebaja) en Amazon
  • Placa Base MSI x99A SLI PLUS – 219€ en PC Componentes
  • PCI-E con 2 USB-C UGREEN – 50,99€ en Amazon
  • Thermaltake Water 3.0 Extreme S – 109€ en PC Componentes
  • Corsair HX1000i 1000W 80 Plus Platinum Modular – 233€ en PC Componentes

TOTAL: 4.535€

Efectivamente, lo bueno de montar el PC por nuestra cuenta es que podríamos obviar bastantes componentes, empezando por la PCI-e del USB-C, siguiendo por la WebCam con resolución FullHD y muchísimo más, pero una vez más no estaríamos siendo fieles al producto que queremos comparar, el iMac Pro. No obstante, este tipo de ordenadores responden a una serie de necesidades que debemos cubrir, por lo que es cierto que un producto de estas características podría adecuarse más al usuario en cuestión, incluso prescindiendo de ciertos componentes y ampliando en otros.

¿Por qué es mejor un iMac Pro que un PC de estas características?

Huelga decir que en este presupuesto no hemos incluido una conexión Ethernet a 10Gb, ni el teclado, ni el ratón que Apple incluye en la caja (Magic Keyboard 2 y Magic Mouse 2). Por supuesto, el iMac cuenta a su vez con WiFi 802.11ac y Bluetooth 4.2.

Tampoco hemos incluido en el precio del PC compuesto la versión adecuada de Windows 10 que habría que adquirir por el correspondiente precio, sin embargo, macOS ya viene incluido de forma totalmente gratuita con el iMac Pro. Todo ello quiere decir que el PC a iguales características que el iMac Pro podría no ser rentable. Un punto a destacar en el iMac Pro es que nos encontramos ante un All-in-One, esto quiere decir que tenemos el monitor y el resto del hardware integrados, por lo que el espacio que va a ocupar es mínimo. Otro punto bastante destacable del iMac Pro es que nos asegura un rendimiento bastante alto con poquísimo ruido, la compañía de Cupertino siempre ha destacado por hacer dispositivos bastante silenciosos gracias a sus ingenieros y los sistemas de ventilación que prevén.

El iMac Pro está construido en Aluminio 7000 de color gris espacial, lo que le da un toque sobrio, el diseño también forma parte del precio, sin duda alguna. El problema viene cuando predomina el diseño sobre las especificaciones, algo que se ha dado en el último modelo del Mac Pro y que Apple ha querido solventar unificándolo con la gama iMac.

Otro punto fuerte de Apple es su SAT, la compañía de Cupertino siempre ha sido famosa por su servicio posventa y el modo en que agasaja a sus clientes. Un problema con un iMac Pro, o incluso con un iPod, será resuelto de forma sorprendentemente rápido en la Apple Store. Se conoce que el servicio técnico de Apple no es exquisito en la selección, en gran parte de las ocasiones optan por el reemplazo completo del producto, e incluso sus técnicos cuentan con experiencia y conocimientos dedicados para su catálogo en especial, nadie conocerá más y mejor un producto con la manzana serigrafiada que ellos mismos.

Por último macOS, es cierto que la incompatibilidad surge (cada vez menos) con ciertos programas que se ejecutan en Windows, sin embargo, en entorno profesional es cierto que el sistema operativo de la compañía de Cupertino tiene muchísimo contenido, los programas o aplicaciones funcionan en macOS con una estabilidad pasmosa, de hecho, es este el motivo por el que gran parte de los profesionales de la fotografía, el diseño y la música optan por Mac como su plataforma, las constantes actualizaciones de Apple, las mejoras en seguridad y una estabilidad casi perenne, le han dotado de una merecida fama. Si bien, ciertos programas de Microsoft como Office funcionan bastante mejor en Windows que en macOS, por otro lado, si tus necesidades pasan por la ofimática, no necesitas este tipo de computadoras.

¿Por qué es mejor un PC a piezas que un iMac Pro?

También vamos a ver el otro lado de la película. Como hemos dicho, montar un PC por nosotros mismos tiene ventajas, muchas de ellas además, la primera y quizás más relevante es que podremos seleccionar los componentes que nosotros deseemos, prescindiendo de unos y aportando más en otros, consiguiendo así la correcta estabilidad. La ventaja principal de este tipo de producto es que podemos variarlo a nuestro antojo, cuando queramos y como queramos, somos dueños de cada uno de los componentes.

Por otro lado, Apple opta por soldar la mayoría de los componentes a la placa base (excepto el SSD, casi todo), lo que provoca una variabilidad de componentes casi ínfima. Es cierto que es necesario en aras de conseguir mejor espacio y ventilación, sin embargo, necesitar más RAM no quiere decir siempre necesitar un procesador más potente, y si quieres cambiar componentes de este estilo en tu iMac Pro no te va a quedar más remedio que comprar otro completo. Sin duda, la libertad de cambio en piezas que aporta un PC montado a piezas no te la a otorgar nunca un ordenador de la compañía de Cupertino.

Por otro lado, Windows se presta mucho más a la viarción de productos de software, ya sabemos que la compatibilidad no es un problema en Windows, está preparado para casi todo, es la plataforma con mayor uso en todo el mundo y sin duda la que cuenta con más programación detrás. Además, el trabajo con Windows 10 por parte de Microsoft ha sido bastante bueno, y el público está sabiendo responder al respecto. En el otro lado de la mesa tenemos el gaming, sin duda un PC de estas características con Windows se prestará a mover lo mejor y lo más último del mundo de los videojuegos, con unos resultados espectaculares, algo que nunca podremos hacer con el iMac Pro, principalmente por la falta de videojuegos para la plataforma.

Espero que te haya servido esta comparativa y puesta a punto de opiniones para forjarte una ligera idea de cuántas ventajas e inconvenientes puede tener hacerte con un iMac Pro u optar por un PC a piezas con las mismas características, ahora eres tú quien decide, no dejes que nadie decida por ti.

¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *