Destiny: sensaciones enfrentadas

El nuevo Halo. El juego que revolucionará el género de los FPS. El videojuego más caro de la historia. La mezcla perfecta entre MMO y shooter. Una cosa queda clara, Destiny no es un juego cualquiera y su llegada al mercado no va a ser algo rutinario debido a los miles de ojos dispuestos a escrutar concienzudamente lo nuevo de Bungie para determinar si la espera ha merecido la pena y las expectativas se cumplen.

Expectativas que, en lo que a mí respecta, han estado siempre muy altas. Tengo que confesar ya, eso sí, que he aborrecido la saga Halo y no ha sido nunca una franquicia de mi interés por motivos como un diseño artístico, a mi gusto, genérico dentro del amplio abanico de la ciencia ficción. Pero con Destiny la cosa apuntaba hacia otras metas de forma muy clara desde su inicio. ¿Elementos MMO integrados en un FPS convencional? ¿Grandes opciones de personalización y looteo extraídos de A-RPG como Diablo? ¿Amalgama en lo artístico y argumental de elementos de ciencia ficción y fantástico? Aún sin terminar de saber qué esperar o qué terminaría jugando, lo que Bungie explicaba me convencía sobremanera e, irremediablemente, quería jugar a Destiny.

Destiny

Ahora, a falta de poco más de un mes, Alfa y Beta mediante, mis sensaciones son un tanto agridulces. Es justo partir de la base del título a la hora de valorar el producto y ahí Destiny cumple sin tacha, el feeling de cada disparo y de cada arma está pulido hasta el extremo recordando que, en eso sí, Halo tenía pocos rivales a la altura. Pero más allá de una experiencia relativamente lineal como fueron (y son) los juegos del Jefe Maestro, Destiny promete una forma de jugar más libre, pudiendo variar a nuestro antojo entre multijugador competitivo, la historia que nos tienen que contar, el factor cooperativo en Raids, Asaltos o eventos públicos y un modo Exploración centrado en la repetición de tareas sencillas, y algo repetitivas, a lo largo de los cuatro grandes entornos a los que podremos acceder: la Luna, Venus, Marte y la Tierra.

Y es en relación con esto donde encontramos el primer gran downside, como dirían los americanos: en un streaming del título en Twitch, uno de los productores de Destiny declaró que cada uno de estos escenarios sólo contará con una zona explorable. Esto significa que nos podemos ir olvidando de visitar Chicago en la Tierra y conformarnos con la Vieja Rusia. Nada más. De esta forma llegan limitaciones tanto en lo artístico como en lo jugable, claro, minimizando de forma contundente el enfoque de un título cuya principal seña de identidad era la ambición.

Esto no quiere decir que el contenido vaya a ser escaso puesto que, siguiendo la información extraída del código de la beta y que se puede consultar aquí mismo, las misiones de la historia principal rondarán la treintena, serán 16 los mapas que podremos disfrutar en los varios modos centrados en el multijugador competitivo y, parece, habrá una media docena de misiones de Asalto que, como casi todo el contenido, tendrán versiones para distintos niveles.

Destiny

¿Y las raids? Según estos datos serán dos las disponibles en el juego y, de nuevo, es un dato que vuelve a dejarme frío; las raids han sido, desde tiempos inmemoriales, esas zonas de altísima dificultad para las que uno se prepara durante días intentando encontrar el mejor equipamiento posible y formando un grupo tan compensado como efectivo. Así, todos sabemos que el endgame de títulos del corte de Destiny consiste en conseguir el mejor equipo posible para terminar con más enemigos de forma más eficiente y, de nuevo, conseguir equipamiento mejor. Simple. Pero si se limita el contenido de más alto nivel y son sólo dos las raids en las que hacer gala de nuestras relucientes adquisiciones, la cosa se antoja un poco escasa.

Sea como fuere, el momento de discutir y valorar concienzudamente el contenido que ofrezca o deje de ofrecer lo nuevo de Bungie será el 9 de septiembre. Es justo decir que, hasta ese momento, las sensaciones con una porción de su contenido, en lo jugable, son más que notables y el haber invertido más horas en una versión Beta de un título que en franquicias completas es, se mire como se mire, sinónimo de que en lo esencial, en los conceptos básicos y en esa transversalidad de géneros que ofrece Destiny, el trabajo de Bungie es impecable.

Ahora, después de las sensaciones encontradas, sólo queda esperar. Creo que el estudio se merece el optimismo del jugador pese a que pensar en una tomernta de contenidos descargables sea algo demasiado sencillo si tenemos en cuenta que Activision está detrás del proyecto. Halo llevó los FPS a consolas y, sí, revolucionó el género. No creo que Destiny, amalgama de lo mejor de muchos, vaya a suponer tal punto de inflexión en el sector pero, sinceramente, me basta con que el primer paso en lo que se antoja como una franquicia muy longeva sea lo suficientemente convincente, en concepto y contenido, para querer volver asiduamente al universo creado por el estudio.

¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *