Desvelado el motivo por el que el motor EmDrive es imposible que funcione

Si eres un amante del espacio y de todo lo que sucede en él, sobre todo de los proyectos, investigaciones, y avances que se están llevando a cabo en ese enorme campo técnico, seguro que en alguna ocasión has oído hablar de ese peculiar motor EmDrive, un mecanismo tan extraño que ni la propia NASA, en su momento, consiguió desvelar por qué funcionaba o cómo era posible que lo hiciese.

Entrando un poco más en detalle, sobre todo si no recuerdas demasiado bien por qué ha llegado a ser tan famoso ese motor, comentarte que fue ideado por el ingeniero británico Roger Shawyer en 2006. La revolucionaria idea que presentaba el mismo era que, para funcionar, no necesitaba de hacer uso de ningún tipo de combustible convencional, es más, por no tener en su diseño con contenía ningún tipo de parte móvil ya que, para generar impulso, tan sólo se precisaba de un transformador capaz de convertir electricidad en microondas que eran lanzadas dentro de una cámara con forma de cono capaz de generar impulso.


Finalmente se desvela por qué el motor EmDrive parece que funciona

Como era de esperar, muchos fueron los ingenieros que se dispusieron en su momento ha tratar de probar esta teoría y todos llegaron a la misma conclusión, el motor, a pesar de que literalmente contradecía la ley de conservación del movimiento de Newton, si que producía un mínimo de impulso, mismo que era insuficiente para escapar de la fuerza de la gravedad de nuestro planeta pero que, en el espacio, podría ser la solución a todos los problemas del ser humano.

Curiosamente, a pesar de que fueron muchos los centros que investigaron la forma de funcionar del motor, llegando todos ellos a confirmar que el pequeño impulso existía, ninguno, ni tan siquiera el creador del propio motor, fueron capaces de explicar los principios físicos que lo movían. Quizá, en este punto, la investigación más sonada fue la que llevó a cabo NASA a finales de 2016 donde se llegó a la conclusión de que, si bien el EmDrive ofrecía un pequeño empuje, no sabían cómo se producía o por qué.

A pesar de los recursos invertidos, NASA no fue capaz de desvelar el por qué de que el EmDrive parecía funcionar correctamente

Como detalle, comentarte que fue precisamente NASA la que recursos invirtió en el estudio de un motor como el EmDrive, no en vano se adoptaron medidas extraordinarias destinadas a detectar y aislar cualquier posible fenómeno que fuese capaz de distorsionar las mediciones o que, así mismo, tuviese la propiedad de provocar un impulso que fuese debido a cualquier tipo de factor o efecto indeseado. Debemos tener en cuenta que, en este sentido, toda precaución era poca, sobre todo si tenemos en cuenta que el impulso provocado por el EmDrive es muy pequeño.

Después de llevar a cabo numerosas pruebas tratando de aislar el EmDrive de cualquier tipo de interacción con otros objetos presentes en su entorno o posibles fuerzas, llegando a analizar campos magnéticos, cambios en la temperatura del motor, corrientes térmicas de convección, electricidad estática, vibraciones, vaporización de gases en la cámara… no descubrieron nada con lo que poder argumentar por qué funcionaba el hipotético motor imposible. Lamentablemente y según conocemos ahora, se les olvidó que la Tierra genera su propio campo magnético.

Un último estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Dresde establece que el EmDrive funciona debido al campo magnético de la Tierra

Tal y como ha desvelado un grupo de investigadores de la Universidad de Dresde, durante sus pruebas decidieron no utilizar ninguno de los prototipos de EmDrive que viajan de laboratorio en laboratorio para pruebas, sino que literalmente construyeron el suyo propio haciendo uso de las últimas tecnologías de fabricación disponibles. Gracias a esto literalmente se consiguió fabricar una versión del motor mucho más avanzada. A su vez, se diseñó una nueva cámara de medición en vacío y un sistema láser capaz de detectar hasta le empuje más inapreciable.

Con todo esto comenzaron las pruebas y, de nuevo, el EmDrive fue capaz de generar un mínimo empuje, una fuerza que curiosamente no variaba incluso cuando debería hacerlo, es más, su EmDrive generaba empujo incluso sin la necesidad de microondas en la cámara. En este punto, fue cuando los investigadores se dieron cuenta de que lo que generaba el empuje debía ser un factor externo y, al hacer los cálculos, descubrieron que este pequeño impulso concuerda con la interacción no deseada que se produce entre el campo magnético de la Tierra y los cables del amplificador de microondas del motor.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

Categorías

General

Profesional de la informática aunque amante del mundo de la tecnología en general y la robótica en particular, pasión que me lleva a investigar e indagar por toda la red en busca de cualquier tipo de novedad, estudio o proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.