Evil Dead: The Game, un soplo de aire fresco al género [Análisis]

Evil Dead trae a la fecha actual una saga totalmente desvergonzada y que recuerda inevitablemente a la que Sam Raimi se sacó de la chistera con su triología de películas en los años ochenta, más una última en 2013. Una mezcla perfecta entre el gore y el humor negro que no parece haber perdido su esencia, ni mucho menos ha pasado de moda.

Nos ponemos manos a los mandos con Evil Dead: The Game en su edición para PS5 y te contamos como los seres del inframundo sucumben a nuestras habilidades. Descubre con nosotros el llamativo juego de Saber Interactive de precio comedido y multiplataforma.

En un género tan inagotable como el de la supervivencia, se torna difícil encontrar un soplo de aire fresco, sin embargo Evil Dead: The Game sabe retarte, sin ponértelo demasiado difícil, pero lo suficiente para crear un atractivo que te mantenga un buen rato frente al televisor (o monitor). En nuestro caso hemos aprovechado la versión de nueva generación para PlayStation 5 (PS5) que luce tan bien como cabe esperar de la consola, a nivel de fluidez, interpretación de los escenarios y sobre todo tiempos de carga.

Respetando la saga

Evil Dead: The Game evoca tanto en sus detalles como en su fondo la dirección completa del videojuego, representando monstruos y personajes que podemos observar a lo largo de toda la serie cinematográfica. Pero no sólo se queda ahí la cosa, puesto que los más acérrimos seguidores tanto del género como de las obras de Sam Raimi encontrarán satisfechas sus pretensiones tanto en cuanto aparecen fielmente representados muchos de los escenarios más icónicos de las anteriormente mencionadas películas.

Por su parte, el desarrollo de la acción sintetiza de forma fidedigna la esencia de la saga, combinando el terror, la acción sin cuartel y el humor «negro». En este sentido, ayuda mucho que Bruce Campbell (interpretando a Ash Williams), así como otros actores, hayan sido capaces de formar parte del videojuego sin ningún tipo de reticencia ante un mercado, que por momentos, parece querer absorber precisamente al del cine.

Claramente Saber Interactive ha puesto la carne en el asador con la intención de homenajear la saga, especialmente en los desafíos en solitario.

El detalle, la inferioridad que sufrimos en determinados puntos del desarrollo de la historia y la acción, la escasez de recursos y otros muchos elementos, crean una sensación cercana al survivor horror propio de sagas como Resident Evil, sin embargo, se tornará en frustración y rabia en determinadas ocasiones. Dada la extrema sencillez a la que se ven abocados muchos videojuegos hoy día, casi nos reconforta ver el reto que nos plantea Evil Dead: The Game en este aspecto.

Superar los retos que nos plantea la versión individual del juego es determinante para poder obtener nuevos personajes o elementos que den más sentido a la historia, por lo que es una opción que no podemos obviar.

Un online bastante atractivo

En el modo multijugador la fiesta se reduce, por así decirlo, a combates entre cuatro usuarios con distintos personajes, y un Demonio Kandariano. El objetivo final será la destrucción del Necromnomicón, pero no será posible sin lo siguiente:

  • Encontrar las tres partes del mapa
  • Una daga
  • Una página del Necronomicón

Para todo ello, deberemos luchar contra hordas, un escenario plagado de personajes cuya única intención es minar nuestra moral, a pesar de su accesible dificultad e incluso momentos en los que sencillamente no te quedará otra que huir como un cobarde. Tranquilo, te costará «morir» varias veces para entender que como se suele decir: El cementerio está lleno de valientes. A veces la estrategia va a pasar ineludiblemente por una carrera.

Una vez en posesión de la daga podremos derrotar a los Oscuros que protegen el «tomo», el cual pasaremos a destruir una vez resistida la horda… ¿Cómo lo haremos? Permaneciendo un determinado tiempo en una posición. Podría parecer fácil si no estuviera todo meticulosamente preparado para que luches.

Dentro del modo online podremos elegir cuatro clases posibles, dentro de las cuales dispondremos de determinados personajes de la saga. Tendremos sanadores, versiones de Ash que permiten reducir el miedo para mejorar nuestra respuesta y muchos más.

El miedo, por cierto, es una mecánica muy interesante que suma otra dosis de locura al juego. Si pasamos mucho tiempo luchando, fuera de fuentes de luz, la barra de miedo de los personajes subirá y el control se entorpecerá, siendo susceptibles de las posesiones demoníacas. Tranquilos, contamos con diversas herramientas para detenerlos, incluso si el Demonio se ha apoderado finalmente de nuestro compañero.

Jugando como el Demonio

La colaboración durante la batalla, el correcto reparto de las clases y el ejercicio del concatenar acciones como si de un baile se tratase va a ser determinante en el éxito de la partida.

Por otro lado, el Demonio Kandariano estará controlado por otro jugador (rival), cuyo objetivo final es proteger el Necronomicón y a ser posible, acabar con todos los personajes «humanos» controlados. Para ello, podremos volar por todo el escenario, ponerles trampas, poseer a los elementos del juego como vehículos o esbirros y mucho más. De este modo jugar como el malo de la película no sólo tiene algo más de sentido, sino que además es tremendamente divertido. 

Opinión del editor

Por su parte, el juego adolece de ser repetitivo en el modo online por el momento dado su único escenario y mecánicas. Asimismo, jugar como el Demonio se torna algo más difícil si pretendemos lograr el éxito, y la sensación de control es mejorable, especialmente en la experiencia para un jugador.

Por otro lado, la adaptación de la franquicia y propuesta como un juego multijugador asimétrico es bastante interesante. El juego tiene trabajo, especialmente a la hora de ser nutrido de más contenido, aunque Saber Interactive ya ha confirmado su hoja de ruta, desarrollo y actualizaciones. El precio de salida, de tan sólo 39,99 euros lo vuelve bastante interesante. Podrás disfrutar sin duda de buenas partidas con tus amigos, donde la coreografía será determinante para cumplir con los objetivos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.