Los imprescindibles de Super Nintendo [volumen 1]

Super Nintendo

La 16 bits de Nintendo es una de las consolas más queridas y recordadas de aquellos años dorados que fueron los 90 para los videojuegos. Es más, muchos viejos nintenderos y consoleros de pro respetan y honran al Cerebro de la Bestia como la mejor consola de la gran N y una de las máquinas más importantes de la historia de la industria del videojuego.

Y no es para menos, pues Super Nintendo contó con un amplio catálogo repleto de auténticas maravillas que en su día nos brindaron emociones irrepetibles e incontables horas de diversión. Aunque sea una ardua tarea, vamos a tratar de compilar en dos especiales sobre SNES los mejores juegos que ha albergado este extraordinario sistema de 16 bits, que tanto dio de que hablar hace más de dos décadas.

 

Lo que veréis a continuación no se trata de un top con un orden de preferencia alguno: simplemente intento recopilar los juegos que llegaron a definir al sistema sin necesidad -ni riesgo- de tener que colocar ciertos títulos por encima de otros -¿cuántos de vosotros considera “superior” al primer Super Mario World respecto al segundo y viceversa?-. Sin más dilaciones, vamos a comenzar con esta lista, plagada de verdaderas reliquias y joyazas que los que ya ven siendo veteranos sabrán apreciar como quien más.

 

Super Mario All-Stars

Super Mario All Stars

Fue toda una audaz maniobra comercial de Nintendo, quien recopiló en un único cartucho algunos de los juegos más exitosos de su anterior sistema -la mítica NES-, con un rediseñado apartado gráfico, al nivel de las bondades técnicas que podía hacer gala Super Nintendo. De esta forma tuvimos Super Mario Bros, Super Mario Bros 2 -la versión occidental, basada en el mutado Doki Doki Panic-, Super Mario Bros 3 y Super Mario Bros: The Lost Levels -la auténtica continuación del original, que solo vio la luz de esta forma en Japón-. Horas de diversión garantizadas con unos plataformas que tienen su merecido lugar en el Olimpo de este género. La guinda del pastel no la colocó Nintendo hasta que no se comercializó un cartucho que además de estos juegos incluía el formidable Super Mario World.

 

Super Bomberman

Super Bomberman

A decir verdad, Super Nintendo recibió hasta 5 entregas de la saga Bomberman, aunque en Europa tan solo conocimos las tres primeras y ¡qué tres grandes juegos pudimos catar! Extrañamente, su segunda parte no permitía un modo campaña cooperativo -sus niveles no eran las típicas pantallas de formato cuadrado-, pero vaya, si por algo se caracterizaba Super Bomberman era por ser una de las experiencias en grupo más divertidas -con los pantalones puestos- frente a una consola en los años 90. Cualquiera de sus tres entregas junto el famoso multitap para 4 jugadores, los mandos y amigos necesarios, era todo lo que necesitábamos para maratonianas sesiones de explosiva diversión. Me atrevería a decir que los juegos de SNES, junto con el magnífico Saturn Bomberman, son los mejores programas del dinamitero cabezón.

 

Donkey Kong Country

Donkey Kong Country

Aunque el nombre de Donkey Kong ya venía de los tiempos de la NES, fue la británica Rare quien catapultó a la fama a la familia de gorilas nintenderos con una serie de plataformas de una magnífica calidad, tanto a nivel técnico -donde lucían de lujo gracias a la técnica ACM- como jugable. Fue en Super Nintendo donde Donkey Kong, Diddy Kong y otros héroes simiescos comenzaron sus andaduras compitiendo directamente con la mascota de Nintendo. El Cerebro de la Bestia contó con hasta tres entregas, siendo las dos primeras las más recordadas por los fans -sin desmerecer a la última- por el impacto que supusieron en su día: unas animaciones de película, entornos muy variados y llenos de detalles -quién no recuerda aquella emoción de jugar por primera vez al nivel de las vagonetas- y una jugabilidad a prueba de bombas. A día de hoy, la saga Donkey Kong sigue en plena forma, aunque a manos de Retro Studios.

 

Chrono Trigger

Chrono Trigger

Chrono Trigger fue una producción exclusiva de Square para Super Nintendo. Y lo fue en muchos aspectos. Primeramente, este espléndido RPG no llegó a tierras europeas -había que tirar de importación, usar los famosos adaptadores para juegos americanos o tener una SNES de aquella región-; y segundamente, fue un cartucho fruto del trabajo conjunto de hombres como Sakaguchi (Final Fantasy), Hori (Dragon Quest) y Akira Toriyama. Viajes en el tiempo, un príncipe rana, personajes con gancho y una historia que realmente atrapaba al jugador, consiguieron que no fueran pocos los que en el presente consideran este título japonés de rol como uno de los mejores cartuchos de Super Nintendo.

 

Star Fox / Starwing

Starwing

Fue el propio Shigeru Miyamoto quien se colocó a la cabeza de este proyecto, que nos presentó al zorro galáctico Fox McCloud y al resto de sus compañeros, quienes recorrían la galaxia a bordo de sus naves disparando a todo polígono que se cruzara por su camino. Y sí, hablo de polígonos, pues este juego incluyó el revolucionario chip FX, el cual permitía a la SNES emplear efectos gráficos inalcanzables por medio de los cartuchos convencionales. Starwing fue un divertido shoot’em up de tintes espaciales que aunaba tecnología capaz de exprimir los límites de SNES con un desarrollo jugable tremendamente divertido -que hasta incluía rutas alternativas-. Eso sí, a pesar de que en su día podía considerarse prodigioso para un sistema de 16 bits, el paso de los años no le ha sentado muy bien.

 

Final Fantasy VI / III

Final Fantasy VI

No os liéis con la numeración: Final Fantasy VI y Final Fantasy III son el mismo juego. En Estados Unidos, el programa de Square se catalogó como la tercera entrega, a pesar de ser la sexta, para mantener una correlación con los títulos previamente lanzados en aquel mercado. No son pocos amantes de la saga Final Fantasy los que consideran esta aventura como la mejor de la longeva saga: momentos inolvidables, historia, banda sonora épica y un villano de aúpa, Kefka, son las bondades que colocarían a este Final Fantasy VI como la excelsa experiencia rolera de la franquicia. Por desgracia, en Europa no contó con lanzamiento oficial.

 

F-Zero

F-Zero

Mucho antes de que WipeOut existiera, ya teníamos un claro exponente de las carreras futuristas más vertiginosas de la época -cualidad que F-Zero mantuvo incluso en sus posteriores versiones para Nintendo 64 y  GameCube-. Este juego, elaborado por la propia Nintendo, fue uno de los mejores exponentes de las bondades del famoso modo 7 de SNES, aunque lo que más recordarán sus fans es su exigente dificultad -de esas que pueden empujarte a arrojar el mando por la ventana- y una bso que se quedaba grabada a fuego -seguro que muchos sois capaces de tatarearla perfectamente de memoria-.

 

Pilotwings

Pilotwings

Pilotwings fue uno de los juegos que más dieron de hablar en los primeros pasos de Super Nintendo. Era una extraña combinación de simulación y demo técnica, aderezada por unas incontenibles ganas por hacer el ganso mientras surcábamos los cielos, bien practicando paracaidismo, pilotando un ala delta, un biplano o un jetpack. Resultaba, a partes iguales, tan exigente como divertido, y en el apartado técnico destacó por el uso del modo 7, con unas rotaciones de los escenarios nunca antes vistas en consola. Tuvo una nueva entrega para Nintendo 64 y hasta pudimos ver Pilotwings Resort en Nintendo 3DS, pero es una de esas franquicias que con el paso del tiempo ha perdido todo el interés por parte del jugador.

 

 Super Castlevania IV

Super Castlevania IV

Posiblemente -y aunque algunos dirán que soy preso de la nostalgia-, este Super Castlevania IV, junto con Castlevania Symphony of the Night, son la máxima expresión de amor al Vampire Killer. Las mecánicas de los juegos de NES fueron refinadas para este Super Castlevania IV, donde se aprovechó al máximo el látigo, se empleó el modo 7 para dar vida a los escenarios y una fabulosa bso se encargó de amenizar nuestra cruzada contra los seres malditos de la oscuridad. Mucho se podría escribir sobre este Super Castlevania IV, pero lo ideal sería haberlo jugado en su día, aunque si no lo hiciste y eres fan de la old school, tienes un inevitable encuentro con las tinieblas.

 

Secret of Mana

Secret of Mana

Si Super Nintendo podía presumir de un género frente a sus rivales, ese era el del rol -aunque en la siguiente generación, las cosas no resultaron igual para Nintendo 64-. Square lanzó en exclusiva este Secret of Mana para el Cerebro de la Bestia, donde unos gráficos bien llamativos se conjugaban con una buena historia, una mecánica jugable irresistible y la posibilidad de que dos amigos se unieran a la aventura. Uno de tantos cartuchos de este género que enamoró a muchos usuarios de SNES -y ojo, que actualmente, se cotiza bastante en el mercado de segunda mano-.

 

Super Probotector / Contra III

Contra III

Otro título de SNES que exprimió bien el modo 7. La versión europea, de manera absurda, fue bautizada con otro nombre y los protagonistas de carne y hueso sustituidos por los llamados Probotectors. Pero estos detalles no consiguieron eclipsar lo más mínimo el tremendo y exigente juegazo que Konami elaboró para SNES: difícil como él solo, acción incesante que no te dejaba ni un segundo de respiro, una potente bso y jefes finales que nos hacían sudar la gota gorda. En otras palabras: Contra en estado puro -y para muchos, se trata de la mejor entrega de la franquicia-.

 

Hasta aquí llega este especial sobre los juegos más impactantes de Super Nintendo, pero ojo, que nuestra actividad arqueológica no ha terminado y tendréis en unos días una segunda entrega con la que esperamos hacer el digno tributo que la gran 16 bits de Nintendo merece. No le perdáis la pista a MundiVideojuegos.

 

¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *