Los Yayonautas, los mas susceptibles a los peligros de internet

Hacía unas semanas te pedíamos que participaras con nosotros en una serie de estudios que estábamos realizando con la intención de descubrir en qué punto tecnológicamente hablando se encontraban los adultos y los mayores. Para los que nos consideramos millenials, hijos de la era tecnológica, que hemos visto el paso del VHS al BluRay y que nos hemos adaptado rápidamente a la telefonía móvil y los peligros de internet, puede parecer mucho más fácil de lo que es.

Sin embargo, en aras de proteger a los menores nos hemos centrado en al educación tecnológica y de internet para las nuevas generaciones, sin embargo… ¿qué pasa con los mayores? Este grupo de usuarios que se han visto forzados a adaptarse a las nuevas tecnologías es actualmente el más vulnerable a las estafas y robos de datos en internet, y tenemos datos que lo corroboran. Vamos a hacer un pequeño análisis acerca del modo en que los mayores utilizan internet y la telefonía móvil para que conozcamos el alcance real de esta problemática.

En definitiva, nos hemos percatado de cómo aquellos que no hace tanto nos pedían que dejáramos de un lado el teléfono móvil mientras estábamos en la mesa, o que nos acusaban de estar ciegamente enfrascados en los “jueguecitos del móvil”, ahora son precisamente parte de esta enfermedad. No es complicado ver adultos totalmente retados por el Candy Crush, pasando continuamente cadenas de WhatsApp sin sentido alguno, y compartiendo fotografías en Facebook en las que supuestamente un “amén” salvará a esa persona necesitada, cuya foto lleva rondando internet desde que navegábamos con tarifa plana en módem de 56K.

Obviamente, quienes toman este tipo de actitudes con los servicios de internet no son conscientes de hasta qué punto pican el anzuelo de los desaprensivos. Este nicho de usuario es estafado fácilmente por botones capciosos, aplicaciones que les solicitan acceso a funciones del dispositivo y otro tipo de clásicas estafas, catapultando estafas como la Operación Rikati a cifras millonarias. Sin embargo, por algún motivo las autoridades se han centrado en educar a los millenials, pero la sociedad no ha querido aportar para con los que yo llamo los “yayonautas”.

El comportamiento de los mayores con la telefonía móvil

WhatsApp

En Actualidad Gadget nos propusimos lanzar este estudio a través de la herramienta de encuestas de Google, y el resultado fue prácticamente el que esperábamos ver. Desde ahora me gustaría agradecer a todos los participantes su colaboración, así como a quienes movieron la noticia por los distintos medios para lograr la mayor participación posible. De los casi doscientos participantes, nos encontramos con un 61,2% de usuarios comprendidos entre los 35 y los 45 años, aunque los que a nosotros nos interesaban a nivel de análisis eran los comprendidos entre 46 y más de 76 años, lo que ha supuesto casi un 40%, siendo aproximadamente un 13% mayores de 65 años.

Las aplicaciones favoritas (o al menos las más utilizadas) de los encuestados han sido:

  • WhatsApp (95%)
  • Gestión del correo electrónico (69,1%)
  • Facebook (56,6%)
  • YouTube (44,7%)

Contrasta su utilización del teléfono inteligente con la de los más jóvenes, actualmente Instagram es una red social en crecimiento constante, sin embargo representa a penas el 26% del uso de los usuarios mayores, del mismo modo que Spotify y Twitter, dejando claro que el uso de este sector de usuarios es bastante diferente del de los millenials… ¿por qué? Está claro que no ven atractivo en ciertas aplicaciones o tecnologías . Casi sorprende cómo YouTube se encuentra en el Top 4 de las aplicaciones más utilizadas.

La descarga de aplicaciones, un peligro potencial

Las tiendas de aplicaciones son un seguro de vida para nuestra privacidad en muchos aspectos, sin embargo, nos hemos encontrado con que el 25% de los usuarios tienden a descargar las aplicaciones de terceros proveedores.

Es bastante evidente que el miedo a proporcionar medios de pago en las tiendas de las aplicaciones les evoca directamente a una práctica más peligrosa si cabe, el de las aplicaciones de dudosa procedencia, el principal anzuelo para cientos de millones de teléfonos infectados. ¿Qué quiero decir con esto? Que este tipo de usuarios se expone directamente, produciendo un grave perjuicio no sólo a sus datos privados, sino a toda la red de sus contactos. Esta es la clave real de que proliferen un ingente número de aplicaciones maliciosas cuyo sector principal de caza es este tipo de usuarios. Es más que evidente que no hemos educado a estos también iniciados en la tecnología en este ámbito.

La verdad y la mentira en internet… ¿saben diferenciarla?

Facebook

Está bien claro, a las clásicas tarjetas de compra de 500 euros en Mercadona si das Like, a los sorteos de “ZARA” y “Primark”, que a los ojos de un millenial es una forma de captar datos bastante sencilla, pero que acaba en nuestro muro de forma recurrente gracias a este nicho de usuarios.

Decir que tienen la culpa no sería en absoluto lógico, el usuario millenial ha crecido con este tipo de publicidad y gancho capcioso, el ensayo y el error, sin embargo, estos usuarios de la época donde una imagen vale más que mil palabras están poco acostumbrado sal tratamiento de ese tipo de contenido falso. Una vez más, es difícil encontrar campañas gubernamentales que apoyen la educación contra este tipo de prácticas.

Pero todo se torna mucho más grave en el siguiente dato, de los que comparten habitualmente este tipo de ofertas, el 29,7% ha confesado que jamás utiliza medios de verificación del contenido que ve en internet. Pero… ¿no los utilizan o desconocen cuáles son estos métodos de verificación de contenido? Difícil va a ser explicarle a un entrañable “yayonauta” lo que es una conexión HTTPS y por qué debería tenerla en cuenta.

Ahora sí que usan el smartphone, y lo usan mucho

“Niño, deja de usar el teléfono en la mesa…”es difícil encontrar a un menor de 25 años que no haya escuchado jamás esa odiosa frase. Ay si hubiéramos sabido en la época en lo que se convertirían nuestros mayores. Casi el 40% de los encuestados han confesado utilizar más de 3 horas al día el teléfono móvil, sí, la autonomía de los dispositivos es un mal endémico de la era del smartphone, y ya sabes por qué. No sólo eso, sino que el 86,4% de los encuestados ha declarado que utiliza el teléfono móvil en reuniones familiares, muchos de ellos “siempre”.

La educación en términos de telefonía móvil ha cambiado bastante. Por último, a la hora cuantificar la importancia que la telefonía móvil e internet tienen en sus vidas propusimos una escala de valor, los datos hablan por sí solos. Definitivamente los usuarios han hecho de la telefonía móvil e internet casi una forma de vida.

Ya no cabe ninguna duda de que los Yayonautas tienen una conciencia de uso total, no sólo eso, sino que utilizan el teléfono móvil y la conexión a internet tanto o más que los Millenials, pero… ¿por qué se les trata distinto entonces? Hemos corrido un tupido velo en materia de protección y educación de los mayores, y yo digo: Si ellos en su día nos educaron con otro tipo de cosas desconocidas para nosotros… ¿por qué no les educamos nosotros ahora?Es una pregunta que probablemente no vaya a obtener respuesta, sin embargo, si este estudio y análisis ha servido para concienciar a los lectores acerca de los peligros a los que están expuestos los mayores en internet, me daré por satisfecho.

Está claro que los estamentos gubernamentales han olvidado a este sector que casualmente es el grueso de la pirámide poblacional en España. No vale decir que ya es tarde para aprender, como hemos podido comprobar se defienden bastante bien con Facebook, YouTube y otras aplicaciones, siendo totalmente autodidactas. La edad jamás será una barrera en la tecnología, somos nosotros, los más jóvenes y las instituciones públicas, quienes hemos permitido la proliferación de una generación de analfabetos tecnológicos con difícil solución.

Mientras tanto @Policia y los medios de comunicación se apresuran a hablar sobre la Operación Rikati, cuando el daño ya está hecho, pero no veremos a nadie establecer un plan de educación en internet para mayores o crear plataformas de medidas de precaución. En definitiva, queda bastante claro que el sector por encima de los 45 es un blanco fácil en internet, un tipo de usuario sumamente expuesto que no se encuentra bajo el manto protector de nadie, casi un tema tabú que hemos querido analizar en Actualidad Gadget para conocer hasta qué punto era una intuición o una realidad. De hecho, los resultados del estudio no han servido más que para otorgar densidad a un sentimiento evidente.

¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

2 comentarios

  1.   Álvaro B dijo

    Me molesta y mucho el apelativo de “yayonauta”por mucho que yo sea “abuelo” de 3 nietos y me muevo mejor por Internet de lo que parece,a pesar de ser autodidacta y negarme a quedar atrás en esta locura de velocidad poco digerible de modernidad.Me parece que el hecho de exigir a mis nietos que dejen el móvil mientras comemos o en cualquier otra reunión familiar no es de viejos carcas,sino de educación y buenas costumbres…perdidas casi todas.Estoy de acuerdo con Ud que los mayores son los grandes olvidados de casi todo,menos para cuidar de nietos o soltar pasta no solo a la DGT o Hacienda,sino a esos nietos y otros..No es fácil para mucha gente digerir los cientos de anglicismos y otras palabrejas raras y la gestión enrevesada de muchos programas o apps complejas hasta destinatarios avanzados.Gracias

    1.    Miguel Hernández dijo

      Siento si te molesta el término Yayonauta (me permito tutearle), pero a mi tampoco me agrada el “millenial” por las connotaciones que tiene a veces.

      Sólo quería sacar a relucir la situación actual, muchas gracias por leerlo, y sobre todo por entenderlo tan bien.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *