¿Siguen mereciendo la pena los teléfonos fijos inalámbricos?

Teléfono fijo inalámbrico

No hace tantos años que la única forma de comunicarnos con nuestros amigos o familiares era una cabina o el teléfono fijo de nuestro hogar, a pesar de que esta tendencia ha cambiado por completo, el teléfono fijo sigue vivo y tiene su utilidad. A lo largo del tiempo la tendencia ha cambiado, pero no solo en relación al dispositivo habitual, también la forma. Ahora lo más normal es enviar un mensaje por alguna de las múltiples aplicaciones de mensajería instantánea o incluso audio.

Cada vez es más raro recibir una llamada cuando alguien nos quiere consultar algo y en su lugar recibimos un mensaje. Pero no a todo el mundo le gusta tener su teléfono activo cuando se encuentra en la comodidad de su hogar y la gran mayoría de operadoras de internet domestico te siguen obligando a día de hoy a contratar también la línea de teléfono fijo. Por lo que un teléfono fijo inalámbrico puede ser nuestro móvil de confianza cuando estamos en casa. ¿Siguen mereciendo la pena? Quédate con nosotros para comprobarlo, junto a las utilidades y situaciones en las que más partido le podemos sacar.

Evolución del teléfono fijo

Los teléfonos se convirtieron en un elemento indispensable en cualquier hogar del siglo 20, pero en la década de los 90 empezamos a ver muchos fabricantes que daban un paso más ofreciéndonos teléfonos que además de tener un diseño más refinado incluida la gran virtud de ser inalámbricos y permitirnos movimiento por todo nuestro hogar mientras realizamos la llamada. Esto se hizo realidad gracias a una conexión inalámbrica bajo radiofrecuencia que nos permitía alejarnos del receptor lo suficiente como para copar toda nuestra vivienda.

telefono fijo

Hasta tal punto fue un éxito que hoy en día es impensable tener el típico teléfono fijo con cable, cable que se termina liando y sacándonos de quicio. Como dato, los primeros pasos de la tecnología inalámbrica para los teléfonos fijos se dio alta por el 1990 con teléfonos que se conectaban en una frecuencia de 900Mhz, una tecnología que a pesar de expandirse de sobremanera, daba muchos dolores de cabeza al hacer interferencias con muchos otros electrodomésticos de nuestro hogar, lo que podía producir artefactos en el sonido.

Poco a poco el mercado móvil crecía y el fijo disminuía, pero este último ha ido copiando al otro en cuanto funciones y ventajas. Con el paso del tiempo fueron añadiendo pantallas para visualizar el número o contacto que nos esta llamando, memoria interna para guardar contactos o bloquear otros o la posibilidad de colocar 2 teléfonos a través del mismo receptor usando un puente. Ultimamente no se ha innovado en el terreno de la telefonía fija, por lo que los modelos actuales serán muy parecidos a los que vemos hace ya casi una década.

Ventajas de un teléfono fijo inalámbrico

  • Coste: La principal ventaja es el coste y es que este en la mayoría de operadores es obligatorio a la hora de contratar nuestra línea de internet doméstica o de trabajo, por lo que su coste será de 0. De hecho, sumado a esto, existen gran variedad de modelos de teléfonos inalámbricos baratos.
  • Privacidad: Podemos convertir el teléfono fijo en nuestro número privado, para que solo algunos contactos importantes tengan acceso a el, de este modo cuando estemos en casa poder apagar el móvil y servirnos únicamente de nuestro fijo.
  • Comodidad: El teléfono fijo inalámbrico nos aporta muchísima comodidad a la hora de movernos por casa sin hacer uso de la batería de nuestro teléfono móvil.
  • Cobertura: Podemos realizar una llamada sin miedo de perder señal, sobre todo si estamos realizando una llamada a otro teléfono fijo.

Desventajas del teléfono fijo inalámbrico

  • Poca movilidad: Esta claro que esta es su mayor desventaja, ya que a penas nos podremos alejar de casa si no queremos perder la señal.
  • Funcionalidades: Es inevitable la comparación con los smartphone y es que estos teléfonos inalámbricos carecen de ninguna otra función que no sea la de llamar o recibir llamadas.
  • Tarifas: Si bien la mayoría de operadores están ofreciendo llamadas gratuitas a móviles totalmente ilimitadas, algunas si nos cobran y el coste es alto al contrario que en terminales móviles donde no hay distinciones.

Teléfono inalámbrico

¿Siguen mereciendo la pena?

Bajo nuestro punto de vista, si, merecen la pena si usamos nuestro móvil personal para trabajar y necesitamos desconectar al llegar a casa sin perder totalmente el contacto con nuestros más allegados. También es importante que en caso de una caída de cobertura o a causa de algún inhibidor de señal seguiríamos teniendo la posibilidad de comunicarnos o llamar a la policía en caso de tener una emergencia.

Si somos una persona que para poco en casa o trabaja fuera durante todo el día recomendaría intentar excluirlo de nuestra tarifa para ahorrar su coste, si por el contrario no nos queda más remedio por que nuestro operador nos obliga a mantener esta línea fija, lo mejor es no conectarlo y ahorrarnos el coste del terminal. Ya que a pesar de obligarnos a tener teléfono fijo ya no lo incluyen como si pasa con el router.

¿Que pensais vosotros? podéis dejar vuestra opinión al respecto en los comentarios.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.