Probamos el reloj TomTom Runner Cardio

Los smartwatches vienen para seguir el mismo camino impuesto por los smartphones, es decir, crear un dispositivo capaz de hacer múltiples cosas aunque poco o nada tengan que ver con dar la hora. En este sentido, la andadura de los relojes inteligentes acaba de comenzar y apuestas como la que nos ofrece el TomTom Runner Cardio son mucho más eficientes dentro del ámbito deportivo.

Un smartwatch nos contará los pasos, calorías quemadas, distancia recorrida o puede que incluso nos de las pulsaciones pero aún así, sigue lejos de lo que un deportista que entrena a diario busca en un reloj deportivo.

TomTom Runner Cardio, primeras impresiones

Nada más sacar el TomTom Runner Cardio de su caja nos damos cuenta de que estamos ante un reloj de generosas dimensiones cuya correa, fabricada en goma flexible de alta calidad, permite múltiples ajustes mediante su triple cierre con hebilla. Esto garantizará que el reloj se adapta a múltiples contornos de muñeca y lo que es mejor, no existe la posibilidad de que se pueda caer accidentalmente mientras la práctica deportiva (algo que sí sucede con más de un modelo de pulsera de actividad que hay en el mercado).

TomTom Cardio

En lo que se refiere al cuerpo del reloj, existen dos zonas bien diferenciadas en su frontal. Por un lado tenemos la pantalla de 22 x 25 milímetros con resolución de 144 x 168 píxeles y por el otro, un pad de cuatro direcciones que utilizaremos para movernos por los menús.

Soy de los que piensa que en el momento que empiezas a practicar deporte con cierto grado de compromiso y exigencia, la respuesta que ofrece un botón es mucho más adecuada que la de una interfaz táctil, más aún si sueles utilizar guantes. Por lo tanto, la solución por la que apuesta TomTom me parece de lo más acertada.

TomTom Cardio

La pantalla se lee perfectamente bajo cualquier tipo de condición, incluso con luz directa del sol por lo que de nuevo, los que practican deporte al aire libre no se verán decepcionados en este aspecto.

Llegados a este punto, seguramente muchos os preguntáis ya sí el TomTom Runner Cardio es sumergible al agua y efectivamente, lo es. El reloj se puede sumergir hasta 50 metros por lo que nos podemos duchar con él o bañarnos en la piscina sin temor a que se pueda dañar. Lamentablemente, el TomTom Runner Cardio se ha concebido como reloj destinado a gente que le gusta correr tanto en exteriores como en interiores, por lo tanto, el desempeño en otras prácticas deportivas se ve más limitada por falta de opciones dedicadas para prácticas como la natación, ciclismo, etc.

TomTom Cardio

Si damos la vuelta al TomTom Runner Cardio, ahí es cuando podemos apreciar que el reloj cuenta con sensor óptico que mediante el uso de un par de LEDs, es capaz de detectar cambios en la capilaridad de nuestra piel para, a partir de ahí, monitorizar nuestro ritmo cardiaco. La medición de las pulsaciones es rápida y precisa, algo vital para llevar a cabo un entrenamiento de calidad basado en las cinco zonas de frecuencia cardiaca.

Por último, destacar que la batería del TomTom Runner Cardio aguanta hasta 8 horas si utilizamos la conectividad GPS y el pulsómetro al mismo tiempo. Cuando se agote la batería, simplemente tenemos que conectar el reloj a su base de carga con conexión USB y listo.

Pensado para disfrutar del running

TomTom Cardio

El TomTom Runner Cardio dispone de GPS para guardar o cargar rutas, pulsómetro integrado, conectividad Bluetooth, alerta por vibración y posibilidad de sincronizarse con el servicio online de TomTom, permitiéndonos llevar un control exhaustivo de nuestros entrenamientos.

Con todo lo mencionado anteriormente, este reloj ofrece todo lo necesario para los que salen a correr o caminar y quieren un dispositivo lo más completo posible.

Gracias a la unión del hardware con el software de TomTom, podemos establecer entrenamientos basados en objetivos (distancia, tiempo, ritmo, calorías quemadas) o en las cinco zonas de intensidad que dependen directamente de nuestras pulsaciones. También podemos cargar sesiones anteriores de entrenamiento y tratar de mejorar nuestro tiempo anterior, algo que gustará a los más competitivos.

TomTom Cardio

Como ya hemos dicho, gracias al pad de cuatro direcciones podemos configurar el tipo de entrenamiento que queremos realizar así que en cuestión de segundos, podemos iniciar el registro de datos una vez que el reloj haya encontrado cobertura GPS, algo que en exteriores no suele llevar más de un par de minutos.

Una vez en casa, podemos descargar todos los datos recopilados y utilizar la plataforma MySports de TomTom para verlos con detenimiento.

Conclusiones

No te dejes engañar por las posibilidades de los smartwatch para practicar deporte y apuesta por una solución como la que conseguimos con el TomTom Runner Cardio.

Muchos smartwatch actualmente no cuentan con una pantalla que se lea adecuadamente en exteriores, no vienen con pulsómetro o directamente no son resistentes al agua. Eso por no hablar de la ausencia de GPS en la mayoría de casos o la falta de una plataforma deportiva real sobre la que obtener registros más detallados de nuestras sesiones de entrenamiento.

Puede que en el futuro todas estas carencias de los relojes inteligentes actuales queden mitigadas pero mientras tanto, el TomTom Runner Cardio ya está disponible por un precio de 269 euros.

Enlace – TomTom Runner Cardio

¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

Categorías

Smartwatch

Nacho Cuesta

Apasionado de la tecnología en general y Apple en particular. Me encanta el MTB y llegar con la bici a lugares imposibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *