¿Qué es un Servidor Virtual Privado?

VPS

Se conoce como VPS (Virtual Private Server o servidor virtual privado) a una partición virtual dentro de un servidor físico en el que se ejecutan una o varias máquinas virtuales. La virtualización a la que se refiere este término consiste en dividir el servidor físico anteriormente mencionado en uno o varios servidores dedicados lógicos o VPS que, a pesar de que comparten el mismo hardware, están separados entre ellos. Cada VPS tiene su propio sistema operativo, lo que incluye usuarios, direcciones IP, memoria, procesos y todo lo que forma parte de un sistema.

Para explicarlo de una manera más simple, si pudiéramos cortar un servidor físico en porciones, cada corte sería un VPS. Lo bueno de este tipo de máquinas virtuales es que si la porción que nos ha tocado es el 10% de los recursos del servidor físico, tendremos asegurado ese 10% de recursos y, en ocasiones que necesitemos más para momentos puntuales más exigentes, también podremos aprovechar los recursos de otros VPS, siempre y cuando no estén usándose en el momento en el que necesitamos su apoyo.

VPS, todo son ventajas

VPN

Además de la ventaja anterior, también hay otra razón por la que los VPS son interesantes: sólo pagaremos por lo que necesitemos usar. Por ejemplo, si tenemos un servidor físico con X-GB de RAM y necesitamos ampliar nuestro equipo con un procesador o un disco duro, lo normal sería apagar la máquina, instalar el nuevo componente y volver a encenderla. Si necesitamos ampliar nuestro equipo basado en un VPS, podremos hacerlo sin tener que pararlo, lo que nos ahorrará tiempo, trabajo y nos resultará productivo. Gracias a ello podremos contratar sólo lo que necesitemos en cada momento, lo que también nos asegura que tendremos un mayor control sobre lo que gastamos.

Diferencias entre servidores dedicados, compartidos y VPS

Servidor dedicado

Un servidor dedicado es una máquina dispuesta para el servicio web que se ofrece a un cliente bajo un contrato de alquiler exclusivo. Cada cliente aprovecha el rendimiento del servidor que ha contratado sin depender de recursos de otros servidores o clientes ajenos. Por lo general, un servidor dedicado está alojado en el centro de datos de la compañía que nos ofrece el servicio. Este plan es la mejor opción para clientes que tienen una web profesional que necesitan aprovechar el máximo rendimiento de una máquina a la que tengan acceso total por cómo se haya planteado su proyecto en internet.

Servidores compartidos

Servidor compartido

Los servidores compartidos también son máquinas dispuestas para el servicio web pero, como podemos adivinar por su nombre, se diferencian de los servidores dedicados en que los compartidos son usados por varios clientes. Los clientes que trabajan en el mismo servidor compartido también se reparten el uso y rendimiento del servidor, por lo que también sale más económico. En cuanto a esto último, los servidores compartidos y dedicados se podrían comparar al alquiler de un apartamento: si tenemos dinero para pagarlo, lo mejor es afrontar el gasto y vivir nosotros solos. Si no tenemos el suficiente dinero, lo mejor es buscarnos uno o varios compañeros de piso. Un plan compartido puede ser una buena idea cuando empezamos un proyecto web.

Servidor VPS

Un servidor VPS es una partición dentro de un servidor que es totalmente independiente del resto de particiones del sistema. Puede tener más o menos recursos dependiendo de las características totales de la máquina y de lo que queramos pagar. Un cliente con un servidor VPS puede disfrutar de unas características, rendimiento y potencia exclusivas sin tener que compartirlo pero, si otros clientes de la misma máquina no están usando su partición, también podemos aprovechar parte de sus recursos.

Lo difícil: encontrar un buen proveedor

Servidores VPS

Teniendo clara la bonita teoría, llega lo más difícil: encontrar un buen proveedor. Este mismo problema lo tendremos en prácticamente cualquier servicio que nos ofrezcan como, por ejemplo, la telefonía. Por poner un caso un poco exagerado, imaginemos contratamos un servicio de internet con una compañía que se llama Interfacinet. Como todas las compañías, Interfacinet quiere conseguir grandes beneficios, por lo que va cogiendo clientes, cada vez más, hasta llegar a un punto en el que no puede cumplir con lo prometido. Resulta que Interfacinet llegó a un acuerdo para abastecer a millones y millones de usuarios, pero su plataforma no soporta tanto tráfico. ¿Qué es lo único que puede pasar? Pues que la velocidad y calidad de nuestra conexión será muy inestable y podremos experimentar cortes y caídas del servicio. Con este panorama, Intrafacinet no sería una buena opción si queremos disfrutar de un buen servicio de internet. Otro ejemplo más simple es el “overbooking” en los vuelos. Si un avión tiene 100 plazas, se venden 110 y asistimos todos, habrá 10 pasajeros que no podrán subir a ese avión.

Para evitar problemas a la hora de contratar un VPS, lo primero que tienes que comprobar es que su infraestructura nos asegurará que siempre podremos disfrutar del mejor servicio, tanto en un VPS más discreto como como en cualquier otro más grande. También debe ofrecer la posibilidad de ampliarlo en cualquier momento por si tus necesidades aumentan. Es como si una operadora de telefonía ofreciera el 100% de cobertura mundial: da igual dónde fuéramos y qué hiciéramos, siempre tendríamos cobertura y nuestras llamadas ofrecerían una gran calidad de sonido, mientras que hay otras operadoras que nos prometen la luna, pero luego no podemos llamar desde nuestra casa.

internet de las cosas

Otro punto a valorar de los planes VPS consiste en asegurarse que son administrados. ¿Qué significa esto? Pues que es el hosting quien lo gestiona todo. Si somos usuarios que no tenemos los conocimientos suficientes para hacerlo, gestionar un VPS puede no ser muy buena idea. Y aunque fuéramos capaces, seamos francos: ¿hay algo mejor que dejar que otro haga el trabajo sucio por nosotros?

Está claro que todas estas ventajas deben considerarse en cualquier proyecto que queramos emprender: probar antes de usar. En cualquier dispositivo electrónico tenemos una garantía que nos asegura que recuperaremos el 100% de nuestro desembolso si no quedamos satisfechos y lo devolvemos en los primeros 15 días después de su compra. Lo normal en servicios como los VPS es hacer el desembolso sin saber cómo es el servicio, lo que puede hacer que nos llevemos una desagradable sorpresa cuando ya es demasiado tarde.

Lo que sí que tenéis que hacer es aseguraros de no pagar por algo que no cumple con vuestras expectativas, por lo que tened cuidado y mirad bien la letra pequeña de las compañías de hosting antes de contratar servicios que no pueden cumplir vuestras expectativas.

Si buscas un VPS para tu proyecto, aquí tienes un código promoción Profesionalhosting de Cuponeshost, para probar ese hosting antes de pagar por él. Por supuesto, hay muchas más opciones en el mercado así que sólo es buscar aquella que cumpla los requisitos que necesita tu proyecto y se adapte al presupuesto que manejas.

 

¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

Categorías

Software

Pablo Aparicio

Me encantan los dispositivos electrónicos. Mi gran adicción es escuchar toda clase de música y tocar con la guitarra y el bajo la que mis... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *