Retroview: Mortal Kombat

Mortal Kombat

En 1992 Midway revolucionó el género de los juegos de lucha al subir al ring con un nuevo púgil que levantó ampollas entre los sectores más reacios a los videojuegos y sus posibles efectos nocivos sobre la juventud que tantas horas podía dedicarle a este hobby, que por aquellos años no tenía, ni por asomo, la escala de la que disfruta actualmente.

Estamos hablando, cómo no, del polémico Mortal Kombat, un proyecto rápido que se forjó con la intención de desbancar al Street Fighter II de Capcom como rey de los arcades de lucha en aquella década. No fueron pocos los que intentaron hacer frente a Ryu y compañía, pero tan solo unos pocos lograron mantener el tipo y rara fue la excepción que brilló con luz propia: justamente, Mortal Kombat fue uno de ellos y vamos a dedicarle su merecido homenaje en MundiVideojuegos.

El impacto que Mortal Kombat tuvo dentro del género de los juegos de lucha comenzó gracias a su puesta en escena. Lejos de ofrecer sprites dibujados de los personajes y de un acabado colorido, Midway optó por digitalizar a actores de carne y hueso, trasladando tanto su aspecto físico como movimientos al propio juego. En 1992, el realismo de las digitalizaciones de Mortal Kombat no conocieron rival y se convirtieron en una de las señas de identidad de la saga, hasta su salto a las tres dimensiones con Mortal Kombat 4.

Flyer Mortal Kombat arcade

Uno de los datos más curiosos sobre el desarrollo del juego nos revela que, inicialmente, Midway tenía en mente un juego de lucha de otro corte y que contaría con la, por entonces famosa, estrella de las artes marciales Jean Claude Van Damme. Al parecer, el actor no formó parte del proyecto ya que su representante y Midway fueron incapaces de alcanzar un acuerdo que satisfaciera a ambas partes. Paradójicamente, Van Damme terminó encarnando en la gran pantalla al coronel Guile en la terrible adaptación fílmica de Street Fighter II. Este incidente sería el germen del personaje Johnny Cage en Mortal Kombat: un farsante y fanfarrón actor de artes marciales.

Van Damme en Street Fighter

Otra de los rasgos distintivos, y el más polémico, fue la violencia explícita en el programa, nunca antes representada con esa calidad gráfica, que alcanzaba su cénit con la ejecución de los rivales por medio de la pena máxima materializada por los ya populares fatalities. Sacar el corazón del rival de su pecho, arrancarle la cabeza con la columna vertebral o arrojarlo a un foso lleno de afiladas estacas eran algunas de las formas con las que sentenciar los sanguinarios combates del juego. Los medios sensacionalistas pusieron la mira sobre Mortal Kombat rápidamente y lo tacharon como una terrible influencia para los menores de edad que jugaban a este videojuego. Tal fue la polémica, que en su conversión doméstica para Super Nintendo la sangre fue sustituida por sudor, la palabra fatality no aparecía por ningún lugar y muchos de estos movimientos finales tuvieron que ser reemplazados por otros, aparentemente, menos crueles -sin embargo, la gran rival de la 16 bits de Nintendo, Mega Drive, sí contó con un modo gore que se podía activar mediante una combinación de botones al arrancar el juego: el mítico ABACABB-.

Jugablemente, Mortal Kombat apostó por un gameplay propio en lugar de imitar el de Street Fighter II, cosa que hizo la inmensa mayoría de rivales del juego de Capcom. Disponíamos de un botón para bloquear, el cual debía estar siempre presionado para no recibir golpes, aunque algo de daño sí era absorbido por el personaje; teníamos de dos botones de puñetazos, uno para altura media y otro para alta; idem para las patadas; el característico gancho que lanzaba al rival a lo más alto de la pantalla; y los golpes con giro, también muy propios de la jugabilidad Mortal Kombat, como el barrido o la patada circular. Si en Street Fighter II había fases de bonus, en Mortal Kombat no iba a ser menos, aunque el Test Your Might (prueba tu fuerza) se reducía a machacar botones hasta alcanzar un nivel de energía que nos permitía romper el bloque de material que debíamos reventar, yendo desde simple madera hasta el duro diamante. Las fases de bonus se perdieron en posteriores juegos, hasta la llegada de Mortal Kombat Deadly Alliance, donde este mini juego se recuperó para la ocasión.

Test Your Might

Otro aspecto que podemos destacar de aquel primer Mortal Kombat era su atmósfera. Recordaba bastante a aquellas producciones en VHS de películas casposas de artes marciales, que tuvieron su mayor auge en las décadas de los 70 y 80 y que posteriormente se convirtieron en cintas que iban a estrenarse directamente en el videoclub de la esquina. Así pues, sus escenarios estaban llenos de motivos orientales y elementos que recordaban a ese tipo de films. Y hablando de escenarios, el más recordado por todos era, sin duda, el llamado The Pit. Consistía en un puente de piedra sobre un foso lleno de estacas y fue concebido para que cualquier jugador pudiera castigar al otro lanzándole al vacío sin necesidad de conocer la combinación de botones de ningún fatality. Abajo, se podían apreciar cuerpos y algunas cabezas empaladas, que eran los rostros de algunos de los programadores del juego, y era el escenario donde nos enfrentábamos al único personaje oculto del juego, el ninja camaleónico Reptile.

Mortal Kombat The Pit

La trama de Mortal Kombat siempre ha sido unos de los puntos fuertes de la franquicia para los seguidores de la misma: Durante incontables generaciones, se ha celebrado secretamente un torneo llamado Mortal Kombat, donde unos guerreros representantes del Reino de la Tierra se enfrentaban contra los siervos más feroces del Outworld, una dimensión dominada por un tiránico emperador, Shao Kahn. Las reglas del torneo sentenciaban que si el Outworld ganaba diez veces consecutivas Mortal Kombat, accedería al control de la Tierra, siendo anexionada a los dominios del emperador. Un antiguo monje shaolin llamado Kung Lao poseía el título de campeón del torneo, descansando sobre él la libertad de la Tierra, hasta que un ser mitad humano mitad dragón llamado Goro, que actuaba bajo las órdenes del hechicero Shang Tsung, le arrebató en combate la vida y el título de campeón. El Outworld ha alcanzado ya 9 victorias consecutivas gracias al príncipe shokan Goro. Este último torneo es donde se decidirá el futuro del Reino de la Tierra.

Shao Kahn

Los luchadores de Mortal Kombat

Liu Kang

Liu Kang
Acudía al torneo como representante de su orden shaolin, convirtiéndose en el nuevo campeón de Mortal Kombat tras derrotar a Shang Tsung y al propio emperador en posteriores juegos. Podría decirse que fue el héroe de la franquicia durante sus primeros juegos, hasta que el personaje perdió encanto y el equipo de Mortal Kombat decidió asesinarlo y convertirlo en un guerrero zombie en Mortal Kombat Deception. La fuente de inspiración del personaje, como no podía ser de otra forma y como ocurrió con infinidad de personajes de este estilo, fue el propio Bruce Lee.

 

Johnny Cage

Johnny Cage

Como ya os comentamos, el origen de este personaje es el desentendimiento entre el representante del actor Jean Claude Van Damme y la extinta Midway para ser el protagonista del Mortal Kombat original. De esta guisa, el incidente con el belga desencadenó en la creación de Johnny Cage, un actor de artes marciales fanfarrón y cuya flexibilidad le permitía realizar un golpe en caída dirigido a la entrepierna del rival.

El actor que encarnó a Cage, Daniel Pesina, fue despedido por hacer un anuncio publicitario caracterizado como dicho personaje para un juego de otra compañía. La falta de un actor para sustituirle fue el motivo por el que no vimos a Johnny Cage en Mortal Kombat 3 -algo que se solventó en la edición Trilogy con un nuevo actor para la ocasión-.

Daniel Pesina BloodStorm

Raiden

Raiden

Raiden es el Dios del Trueno y guardián del Reino de la Tierra. Es el mayor aliado de los combatientes terrestres y fue invitado al torneo por el mismísimo Shang Tsung. Conocedor de las tretas del hechicero, acepta participar en un Mortal Kombat que será crucial. Sus poderes más llamativos eran la teletransportación y el lanzamiento contra el rival, impulsándolo por el resto del escenario -como apunte curioso, los gritos que profería el personaje, y que a día de hoy siguen usándose en los juegos de la franquicia, eran berridos sin sentido que el actor Carlos Pesiona profería ante un micrófono-. El carácter del personaje se remodela tras los acontecimientos de Mortal Kombat Deception, convirtiéndose en un dios sin piedad y más oscuro. La fuente de inspiración de Raiden viene de la mítica película de Golpe en la Pequeña China, de John Carpenter, donde podemos ver a uno de los antagonistas de la cinta con un atuendo y poderes similares.

Sonya Blade

sonya

Miembro de un grupo de fuerzas especiales de élite, terminó en la isla de Shang Tsung forzada a participar en el torneo mientras seguía las pistas de Kano, un peligroso criminal al que tiene jurada una venganza tras asesinar a su compañero. El beso de la muerte era su movimiento final y en Mortal Kombat II tan solo formaba parte de la decoración de una de las arenas. Se inspiraron en la campeona de karate Cynthia Rothrock para crear a Sonya Blade, y su nombre es un guiño a la hermana de uno de los creadores del juego -Sonya Boon-.

 

Kano

Kano

Mercenario, asesino y ladrón, es miembro de una organización criminal llamada Black Dragon. Participa en el torneo al oír rumores acerca de un palacio de Shang Tsung donde supuestamente se esconden tesoros de incalculable valor. Le pisa los talones la agente Sonya Blade, y en un acto desesperado por deshacerse de ella, huye al Outworld a través de un portal dimensional, con la mala fortuna de terminar capturado junto a su perseguidora. Pero la suerte estuvo del lado de Kano: el mismísimo le perdona la vida, pues cree que el mercenario puede serle útil para enseñarle a sus guerreros el manejo de las armas de la Tierra, algo fundamental para llevar a cabo con éxito sus planes de invasión en Mortal Kombat 3.

El rasgo más característico de Kano es su ojo biónico a lo Terminator, y además, su nombre parece sacado de Jano, el dios romano de las dos caras, algo que le venía como anillo al dedo a este personaje con su rostro claramente diferenciado en dos partes. Como apunte curioso, la parte del ojo biónico fue comprada en una tienda de juguetes cuando el MK Team buscaba elementos para los trajes de los luchadores.

Sub-Zero

Sub-Zero

Pertenece a un clan de ninjas chinos asesinos llamado Lin Kuei. Domina el arte de la congelación y es un adversario formidable. Se dice que participa en el torneo para asesinar a Shang Tsung a cambio de una importante suma de dinero (detalle de su biografía que podría resultar algo incongruente si atendemos al final de la aventura que protagonizó el gélido ninja –Mortal Kombat Mythologies-, donde era el mismo Shang Tsung quien le invitaba a participar en el torneo) El plan parece sencillo, hasta que se topa con el espectro de Scorpion, miembro de un clan ninja rival, al que tuvo que matar en la búsqueda de un pergamino sagrado en MK MythologiesSub-Zero pereció a manos de Scorpion en el torneo, dando con sus huesos en el Netherrealm que ya había visitado y reconstruido por La Hermandad de las Sombras, que pasó de enemigo en el pasado a nuevo aliado, sirviendo al nigromante Quan Chi y al dios caído Shinnok. Pero el proceso tuvo su preció: perdió sus poderes y se convirtió en Noob Saibot (nombres escritos al revés de los principales creadores del juego: Ed Boon y John Tobias) y sería su hermano menor el que se enfundará el característico traje azul en posteriores entregas.

Scorpion

Scorpion

Ninja del clan Shirai Ryu, rival del Lin Kuei. Se enfrentó a Sub-Zero en un templo que guardaba un pergamino sagrado que era el objetivo de ambos, padeciendo la inclemencia del gélido lin kuei. No sólo pierde la vida, además, su clan es destruido y su familia muere (más tarde descubrimos que el responsable de esto es el hechicero Quan Chi) Tras resucitar para vengarse, su atuendo cambia a un uniforme similar al de los lin kuei y de color amarillo,  considerado el matiz de la cobardía entre ninjas. En este primer torneo, conseguirá saciar su venganza, aunque aquí no terminarán las apariciones del espectro ninja. En entregas posteriores, llega a ser incluso el campeón de los Dioses Antiguos para tratar de derrotar a Onaga en Mortal Kombat Deception.

Scorpion es el luchador favorito de Ed Boon, que ha prestado su voz al personaje en todas las entregas (lo que le hizo ganarse un hueco en el libro Guinness Record de los videojuegos): cuando escucháis sus característicos  “come here” y “get over here” se trata de la voz del propio Boon.

Goro

Goro

Príncipe de la dinastía Shokan y campeón de Mortal Kombat tras arrebatarle el título al Kung Lao original, este ser mitad dragón mitad humano permaneció invicto durante 9 torneos. Goro representaba el última escollo para llegar al combate final del torneo: hace gana de una fuerza descomunal, capaz de sentenciar rápidamente la pelea con golpes que consumían generosos fragmentos de la barra de vitalidad. Para la captura de movimientos de Goro se empleó una maqueta y la técnica de stop motion.

Shang Tsung

Shang Tsung

Shang Tsung es un pérfido hechicero al servicio de Shao Kahn. Era la última baza del Outworld en el caso de que Goro perdiera el torneo, algo que así sucedió, además de que el propio Tsung mordió el polvo al enfrentarse a Liu Kang. Su habilidad más impresionante era la capacidad de transformarse en cualquiera de los personajes del juego, por lo que te veías obligado a variar de estrategia en mitad del combate conforma Tsung cambiaba de forma.

A pesar de su humillante derrota, el emperador le perdona la vida al revelarle un plan con el que atraer a los guerreros de la Tierra al Outworld y poder asesinarlos allí: este sería el punto de partida de Mortal Kombat II. Curiosamente, y al igual que sucede con Raiden, la inspiración para elaborar a Shang Tsung proviene también del film Golpe en la Pequeña China, concretamente se basaron en el malo de la película, Lo Pan, para crear al metamórfico hechicero.

Reptile

Reptile

Es un ser de una raza de hombres reptiles del Outworld que se extinguió hace miles de años, a manos del mismo ser al que sirve, Shao Kahn. Vigila de cerca los acontecimientos del torneo para informar al emperador, además de ejercer como guardaespaldas de Shang Tsung. Reptile era el único personaje secreto del primer Mortal Kombat, y para poder luchar contra él, debían de cumplirse una serie de requisitos en el escenario The Pit. Si lo conseguíamos, nos trasladaban al foso, repleto de cadáveres, y ahí luchábamos contra este camaleónico luchador, capaz de atacarnos con los movimientos especiales de Scorpion y Sub-Zero.

Ermac

Ermac

Aunque realmente no aparece en el juego como tal, Ermac sí tiene sus orígenes en este primer Mortal Kombat:  un fallo aleatorio al manejar a Scorpion hacía que su traje fuera de color rojo en vez de amarillo, de ahí que más adelante el equipo de Mortal Kombat tuviera la idea de crear a Ermac, nombre que proviene ni más ni menos de ERror MACro. Hasta Ultimate Mortal Kombat 3 no fue un personaje con aspecto, movimientos y biografía propia, ganándose el respeto de muchos fans, especialmente con en sus últimas aparaciones.

Mortal Kombat Fatality

Mortal Kombat fue un juego que abrió un agrio debate sobre el contenido explícito de los videojuegos, algo que resulta muy cotidiano a día de hoy: no tenemos más que reparar en la inmensa cantidad de juegos al alcance del público con alto contenido violencia, muchos de ellos auténticos súper ventas, como títulos de la saga Call of Duty, Gears of War o God of War. Como juego de lucha, supo ganarse su respetado lugar en el Olimpo de los programas de tortas gracias a la realista puesta en escena de sus gráficos, la cruelda de sus fatalities, su ambientación y unos personajes carismáticos.

La franquicia atravesó algún periodo turbulento, especialmente en aquellos momentos en los que vimos bodrios del calibre de Mortal Kombat Special Forces -uno de los peores juegos del vasto catálogo de PlayStation– o una segunda adaptación a la gran pantalla que sin querer se convirtió en un incomprendido film de humor y culto que ni por asomo llegó a convertirse en el taquillazo que sí fue la primera película -tras estos dos escalabros, John Tobias, uno de los co-creadores de la saga, abandonó Midway-. Podría decirse que hasta Mortal Kombat Deadly Alliance la franquicia no recuperó importancia dentro del panorama de la lucha, pero el empuje más importante llegó con el último juego publicado en 2011 de la mano de Warner Bros -se hizo con los derechos de la IP tras el cierre de Midway-, que consistió en una especie de remake camuflado de las tres primeras entregas y que cosechó un éxito millonario. Parece que con su nuevo padrino, el combate mortal está garantizado durante más años y será el próximo 2015 cuando podamos disfrutar de Mortal Kombat X y de los que serán los fatalities más acongojantes que jamás hayamos visto. ¡Larga vida al kombate!

¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *