A Samsung le vuelven a fallar las baterías, aunque esta vez no es la culpable

Algunos dispositivo Galaxy Note 4 de Samsung son peligrosos. Eso es lo que asegura la Consumer Product Safety Commission (CPSC) que ha emitido una orden para que algunas de las baterías de estos terminales sean retiradas de inmediato pues presentan una tendencia al sobrecalentamiento y un subsiguiente riesgo de quemaduras y de incendio.

Evidentemente esto nos lleva a recordar el desastre del Galaxy Note 7 vivido por la compañía surcoreana, y por sus usuarios, el pasado año. Sin embargo, en esta ocasión Samsung no es la culpable del peligro. ¿Cómo ha podido suceder esto justo ahora, en un teléfono que ya tiene tres años de antigüedad? ¿Quién es el culpable de este segundo “batterygate” de Samsung? Os lo contamos todo a continuación.

La historia se repite, o casi

Pues si, la historia se repite aunque, en esta ocasión, con ciertas diferencias, especialmente en lo que respecta a afectados, a responsabilidades y a causas. Por segunda vez en la carrera de la telefonía móvil, un smartphone recibe la orden de que sus baterías sean retiradas ante el peligro de sobrecalentamiento, incendio y quemaduras que puede ocasionar a los usuarios. Y por segunda vez, se trata de un dispositivo fabricado por Samsung, en este caso, el Galaxy Note 4. De forma inevitable este acontecimiento presente nos hace recordar lo sucedido hace ahora un año, cuando el Galaxy Note 7, tras numerosos casos de explosiones e incendio, acabó finalmente por ser retirado del mercado. Pero lo cierto es que, como decíamos, hay diferencias entre aquellos hechos y la actualidad.

El pasado miércoles, la Consumer Product Safety Commission (CPSC) de Estados Unidos emitió un comunicado instando a la retirada de ciertas baterías Galaxy Note 4. De acuerdo con este organismo, las baterías afectadas presentan una indebida tendencia al sobrecalentamiento, lo que podría derivar en posibles quemaduras en los usuarios, explosiones e incendios.

Los paralelismos entre la situación actual y la experiencia del Galaxy Note 7 del año pasado, son evidentes. Samsung se vio obligada a una doble retirada del mercado de estos dispositivos, e incluso a detener definitivamente su producción. ¿La razón? Baterías defectuosas. La compañía emprendió entonces una concienzuda investigación y, tras hacer públicos los resultados, prometió fabricar baterías más seguras e incluso desarrollo una plan de control de seguridad en ocho puntos para evitar que la historia se volviese a repetir. Estas “promesas” resultan especialmente importantes ahora pues el próximo 23 de agosto la compañía dará a conocer al sucesor del Galaxy Note 7, el Galaxy Note 8.

Filtradas las caracteristicas del Samsung Galaxy Note 8

La culpa y los culpables

La primera pregunta que nos hacemos inevitablemente es ¿cómo puede suceder esto ahora, cuando el Galaxy Note 4 es un teléfono que ya tiene tres años? Es de aquí de donde se deduce que Samsung no es la culpable. Las baterías afectadas fueron encontradas en los Galaxy Note 4s restaurados que fueron distribuidas por FedEx Supply Chain como teléfonos de reemplazo para un programa de AT & T.

De acuerdo con las declaraciones de un portavoz de Samsung a CNET, dicho programa de AT & T fue gestionado al margen de Samsung, y las baterías utilizadas no son baterías originales de Samsung, sino falsas, lo que podría explicar las anomalías que conducen a un peligroso sobrecalentamiento del terminal.

El Galaxy Note 4 data del año 2014 sin embargo, las baterías afectadas fueron distribuidas entre diciembre de 2016 y abril de 2017, por lo que no todos los terminales se encuentran afectados.

La compañía FedEx Supply Chain ha manifestado a través de un comunicado que “ha recuperado un lote de baterías de litio que se instalaron en dispositivos móviles” y, dado que algunas de estas baterías podrían ser falsas, “estamos estrechamente comprometidos con nuestro cliente para asegurar que todas estas baterías de litio se devuelven rápida y seguramente y reemplazarán las baterías de litio de forma gratuita para los consumidores”. Frente a las declaraciones de Samsung y FedEx Supply Chain, AT & T continúa guardando silencio respecto de lo sucedido.

En el lado positivo, la cantidad de baterías a retirar es relativamente pequeño; frente a los tres millones de Note 7 recuperados, en esta ocasión la CPSC estima que alrededor de 10.200 baterías están afectadas. Además, el Note 4 cuenta con batería extrapole, por lo que su sustitución es mucho más rápida y sencilla que en el caso del año pasado.

Si nos lees desde Estados Unidos y cuentas con un Note 4 procedente del programa de AT & T, la CPSC recomienda que apagues el teléfono inmediatamente. FedEx Supply Chain te ofrecerá una batería de reemplazo segura y una caja para enviar la batería afectada sin coste alguno. Para más información visita el sitio web del nuevo programa de reemplazo.

¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

Categorías

Noticias

Jose Alfocea

Siempre con ganas de aprender, me encanta todo lo relacionado con la Historia, el Arte o el Periodismo y especialmente, las nuevas tecnologías y su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *