Samsung Odyssey G7: Un monitor gaming muy completo

A finales del año pasado la compañía surcoreana presentó una serie de productos gaming y en especial de la gama Odyssey, las pantallas a tal efecto que la firma perfila para que los usuarios le saquen todo el jugo a sus videojuegos.

En esta ocasión tenemos en la mesa de pruebas el nuevo Samsung Oddysey G7, un monitor curvo de alta gama y especialmente diseñado para jugar. Descubre con nosotros su análisis en profundidad y conoce hasta qué punto merece la pena su compra. Te contamos qué nos ha parecido y cuál ha sido el resultado final de nuestro análisis.

Diseño y materiales: Apuntando a lo «gaming»

Sinceramente, la costumbre de añadir numerosos LEDs RGB a todo lo que apunta a ser «gaming» es algo que no va especialmente conmigo, que prefiero diseños sobrios. Sin embargo, Samsung ha sabido apuntalar esta idea sin demasiadas estridencias y eso nos ha sorprendido soberanamente. Empezamos teniendo en cuenta uno de sus aspectos más diferenciados, la curva de 1000 milímetros que es la máxima expresión en cuanto a monitores curvos. Ello se suma a una reducción de los marcos laterales y superiores junto con un diseño agresivo en la parte inferior, coronado por dos pantallas LED RGB a cada extremo.

  • Peso total: 6,5 Kg
  • Dimensiones de la peana: 710.1 x 594.5 x 305.9 mm

En la pare trasera contamos con un soporte bien construido que dispone de un pasador de cables, así como un aro LED RGB una vez más, que dispone de un embellecedor que difuminará la iluminación. Esta será bastante tenue en las todos los casos y especialmente apreciable cuando hablamos de utilizarlo completamente a oscuras, será el supuesto en que se reflejará en la pared. La peana es ajustable en altura hasta 120 centímetros y podrá: inclinarse entre – 9º y + 13º, girarse – 15º y + 15 º y pivotar entre -2º y + 92º. El monitor está construido principalmente en plástico negro con acabados metálicos para aportar solidez.

Características técnicas del panel

Empezamos, evidentemente, con el panel del monitor que es quizás lo más relevante entre tanta parafernalia. Disponemos de un tipo de panel VA de 31,5 pulgadas con un aspecto de 16:9 muy típico. Este panel VA y su diseño extremadamente curvo hace que sea únicamente disfrutaba en su máximo esplendor cuando nos colocamos debidamente frente a él, deberemos olvidarnos eso sí de utilizarlo desde la cama o desde puntos que no sean directamente el central. En este monitor Samsung ha apostado por el QLED, la tecnología que tantos éxitos le ha conseguido.

La resolución nativa del monitor es de 2560 x 1440 píxeles, que no está nada mal para poder disfrutar de juegos de PC de última generación, así de compatibilidad absoluta con dispositivos como PlayStation 5. Tenemos en este punto un brillo medio de 350 cd/m2 con un máximo de 600 cd/m2 en puntos concretos. La relación de contraste abarca hasta 2.500:1 que no se nos antoja demasiado, eso sí, la sincronización del panel será adaptativa con compatibilidad G-Sync de NVIDIA y FreeSync de AMD.

El rango dinámico que ofrece, en su caso HDR600 hay que decir que tampoco nos ha parecido excesivamente llamativo. La tasa de refresco, eso sí, es la más alta del mercado sin overclockear, llegando hasta los 240 Hz. Por otro lado, a 240 Hz sólo podremos utilizarlo con una profundidad de color de 8 bits, tendríamos que bajar hasta unos nada modestos 144 Hz para disfrutar de un panel de 10 bits. Por otro lado.

Configuración y conectividad

Este monitor dispone de un sistema de software integrado que se manejará mediante el joystick de la parte inferior. En él vamos a encontrar ajustes tanto a nivel de conectividad como de configuración, aunque no me han parecido excesivamente intuitivos. Podremos manejar asuntos de tasa de refresco entre otros. En él veremos en tiempo real el «impu-tlag» que en todo caso se ha mantenido intacto en 1ms al menos en nuestras pruebas.

Pasando a la conectividad, nos vamos a encontrar con dos puertos USB 3.0 de tamaño estándar, un puerto USB Hub tradicional por si quisiéramos añadir algún tipo de añadido más interesante, así como dos puertos DisplayPort 1.4 y un puerto HDMI 2.0. No te va a faltar absolutamente de nada, salvo que busque sonido, tendrás salida de auriculares pero olvídate de los altavoces. Para más detalle, al incluir únicamente un puerto HDMI incluso podríamos encontrar alguna pega a la hora de añadir una barra de sonido para mejorar nuestra experiencia generalizada.

Experiencia de uso y valoración

Con algo tan radical siempre tenemos un sabor agridulce. En este caso su excelsa curvatura es para amar o para odiar. Tiene mucho sentido una curva 1000R en un monitor de este tipo, a pesar de que nadie lo había probado hasta el momento. Esta pantalla nos envuelve completamente y ocupa la mayor parte de nuestro campo visual, esto tiene una clara ventaja al respecto de jugar. La impresión inicial tras un primer contacto con el monitor es de auténtico asombro, imposible no sorprenderse.

Te acostumbras rápido a él, especialmente cuando sólo lo vas a utilizar para jugar. Cuando tienes pensado trabajar con él la cosa cambia, y es por eso, sumado a su radical curvatura, que es un monitor bastante poco versátil, muy pensado para su fin, el «gaming». La inmersión es absoluta, pero está pensado única y exclusivamente en el público gamer. Sin embargo, tener dos monitores de este tamaño en el escritorio se antoja difícil, por lo que debes tener claro el precio a pagar cuando decidas utilizarlo para otros menesteres, porque ver películas en posición de juego puede no ser lo más cómodo.

Mientras realizábamos el análisis, hemos comprobado que Samsung ha lanzado una actualización de firmware para el monitor, esto se instala muy fácilmente a través de cualquiera de sus puertos USB y da buena seña del soporte que el mismo tiene detrás. Sin embargo, el precio es una auténtica locura, sólo al alcance de quienes quieren exprimir al máximo sus capacidades en este aspecto,Samsung G7 (C32G73TQSU)...

Este ha sido nuestro análisis en profundidad del Odyssey G7 de Samsung, un monitor extremadamente curvo y extremadamente radical para los más jugones, recuerda que nos puedes dejar cualquier duda en la caja de comentarios.

Odyssey G7
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
749
  • 80%

  • Odyssey G7
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 18 de abril de 2021
  • Diseño
    Editor: 80%
  • Conectividad
    Editor: 60%
  • Rendimiento
    Editor: 90%
  • Panel
    Editor: 90%
  • Calidad-Precio
    Editor: 75%

Pros

  • Curva muy radical
  • Alta compatibilidad y buena tasa de refresco
  • Soporte técnico y buen diseño

Contras

  • Se echan en falta muchos más puertos
  • Un precio al alcance de pocos
 

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.