Top: cinco clásicos juegos de lucha que deberías haber probado

clasicos lucha mundivideojuegos

El género de la lucha siempre ha sido uno de los más populares del mundo de los videojuegos: desde aquellos primigenios orígenes donde los luchadores estaban formados por un simple puñado de píxeles, hasta los títulos más modernos, donde cada combatiente puede estar recreado por miles de polígonos.

Algunas de las franquicias más míticas están retornando a sus orígenes en 2D y se está convirtiendo en un género en alza gracias a los enfrentamientos en línea y diversos torneos que se celebran, donde los mejores jugadores del mundo se parten el semblante, virtualmente, claro. Hoy vamos a retrotraernos a la década de los 90 y os traemos un top de cinco clasicazos en 2D que, si no has probado, deberías darles al menos una oportunidad.

Street Fighter II Turbo

Street Fighter II Turbo logo

No podíamos arrancar nuestro top de juegos de lucha de otra manera. Capcom fue una de las más influyentes en el género gracias al impacto que tuvo su Street Fighter II: The World Warriors en los salones recreativos. Hubo muchas compañías que trataron de seguir los pasos del éxito de Ryu y compañía y algunas llegaron incluso a calcar determinadas mecánicas jugables o hasta movimientos especiales. La serie Street Fighter II tuvo varias revisiones –Capcom siempre ha sido muy dada a reciclar esta saga, incluso a día de hoy, tenemos una cuarta versión de Street Fighter IV planeada para este mismo verano-, pero la más recordada por todos por ser un programa con una jugabilidad muy equilibrada es Street Fighter II Turbo. Se incluyeron nuevos movimientos, la posibilidad de aumentar la velocidad del juego -con diez estrellas de turbo era demencial- y, finalmente, los Cuatro Grandes Maestros estaban disponibles como personajes seleccionables. Este título es uno de los juegos más vendidos de la historia de Capcom, con 4.1 millones de cartuchos colocados en Super Nintendo. Entretanto, su competencia más directa, Mega Drive, contó con el mismo título pero con distinto nombre: Street Fighter II Special Champion Edition -aunque no llegó ni siquiera a la mitad de esas cifras de ventas cosechadas en el Cerebro de la Bestia: 1.65 millones-.

 

Mortal Kombat II

Mortal Kombat II logo

Mortal Kombat fue creado para ser la competencia directa de Street Fighter II y tratar de desbancarlo en los salones recreativos: los estadounidenses de la ahora extinta Midway querían llevarse su trozo de un pastel que Capcom estaba devorando a dentelladas puras. Aunque en sus orígenes iba a tener una tónica algo distinta, con el actor Jean Claude VanDamme como estrella del roster de personajes -recordemos que en los 90 era mucho más popular que en la actualidad y llegó a interpretar al coronel Guile en la nefasta, pero cómica, adaptación de Street Fighter II a la gran pantalla-, Mortal Kombat consiguió convertirse en un fenómeno que perdura a día de hoy. Sus rasgos más característicos fueron su elenco de personajes, gráficos digitalizados -impresionantes por aquel entonces- y unos niveles de violencia que abrieron agrios debates sobre este tipo de contenidos en los videojuegos. Curiosamente, y justo al contrario que sucedía con los Street Fighter de Capcom, Mortal Kombat se reinventaba con cada entrega, difiriendo notablemente la jugabilidad entre las tres primeras partes. De aquellas, la más añorada es, sin duda, Mortal Kombat II: más personajes, más fatalities -se introdujeron los Friendship y los Babalities para añadir un toque cómico-, digitalizaciones de mayor calidad, un diseño artístico atípico en la época y un gameplay de fácil acceso. De las conversiones de 16 bits, la más destacada es la de Super Nintendo, aunque Mortal Kombat II llegó también a varios formatos: PlayStation, Sega Saturn, PC, 32X… Si queréis revivir la verdadera experiencia arcade -aunque esto implica niveles de dificultad más exigentes que en las conversiones domésticas- tenéis disponible Mortal Kombat Arcade Kollection vía digital para PlayStation 3, Xbox 360 y PC.

 

Samurai Shodown

Samurai Shodown logo

Nuestro top de juegos de lucha de los 90 no podía prescindir de SNK, una de las grandes del género en aquella década, que nos deleitó con varios juegos que con el tiempo se han convertido en auténticos clásicos. Samurai Shodown fue uno de ellos, aunque no tuvo tanto calado entre el público como Street Fighter o Mortal Kombat: para jugarlo en condiciones, o bien nos dejábamos los cuartos en los recreativos, o ya podíamos disponer de una paga muy generosa para poder comprar una carísima Neo Geo. Las conversiones a 16 bits tuvieron resultados muy dispares: la de SNES tuvo una puesta en escena que dejó bastante que desear comparándola con la de Mega Drive, pese a que la máquina de Sega era una consola inferior en el plano técnico, pero ahí disponíamos de efecto zoom, personajes grandes -aunque se perdió a Earthquake– y una jugabilidad más pulida. En cuanto al juego en sí, se trataba de un 1 vs 1 donde las armas blancas cobraban todo el protagonismo y los combates se desarrollaban a un ritmo más pausado que en otros juegos del género, premiando pensar de antemano nuestra estrategia para derrotar al rival. Ha tenido sucesivas entregas, incluso una en 3D exclusiva de Xbox 360 -evitadla como la peste-, pero la más clásica podría ser la primera con el debut de icónicos personajes de la franquicia, como Haohmaru. Podéis jugar a Samurai Shodown en emuladores, consolas clásicas, el recopilatorio Anthology para PS2, PSP y Wii o en la versión digital lanzada para PlayStation 3.

 

Killer Instinct

Killer Instinct logo

 

El primer Killer Instinct fue fruto de la colaboración de Nintendo, Rare y Midway e iba a ser uno de los abanderados en el lanzamiento de Nintendo 64. Ya conocemos todos el culebrón de la 64 bits, algo que pasó factura a algunos títulos planeados para la consola y que al final vieron la luz en el Cerebro de la Bestia: Doom o Killer Instinct son solo un par de ejemplos. Killer Instinct tenía una estética única, aderezada con una bso increíble y un nivel gráfico logrado por la popular tecnología ACM de Rare, que ya vimos en juegos como la trilogía Donkey Kong Country. Lo más impresionante del juego era una jugabilidad basada en la teoría del combo que ningún otro programa había explotado de forma similar: encadenar hasta 20, 30 o incluso 90 golpes era posible en Killer Instinct, un título que, para ser dominado a fondo, requería de mucho tiempo de dedicación. Cogió prestados elementos de algunos títulos, como los tres tipos de puñetazos y patadas de Street Fighter o la sangre de Mortal Kombat -aunque sus movimientos finales no eran, en absoluto, equiparables en términos de violencia, y curiosamente, los Ultra Combos tuvieron su particular homenaje en la saga de Ed Boon mediante los Brutalities-, pero su mecánica era única, hasta tal punto, que solo el reboot que ha visto la luz en Xbox One ha vuelto a traerla de vuelta. La conversión de 16 bits, a todas luces, dista mucho del nivel de la recreativa, pero mantiene el espíritu jugable, aunque si queréis paladear la experiencia genuina, probad a emularlo en MAME o descargarlo vía digital para Xbox One comprando uno de los packs premium de Killer Instinct que incluye este extra.

 

The King of Fighters ’98

The King of Fighters 98

Algunos se preguntarán por qué no se encuentra Fatal Fury en este top, y la verdad sea dicha, me hubiera gustado incluirlo, pero preferí colocar la saga King of Fighters, como fusión de universos SNK y como evolución de aquel título. Concretamente, he escogido la edición 98, pues es la más recordada por muchos en la longeva trayectoria de esta saga que, tristemente, se despidió de nosotros con un magnífico King of Fighters XIII que, pese a la excelsa calidad que atesoraba, no consiguió cosechar las ventas suficientes para hacer que SNK se planteara una nueva entrega, menos aún con la situación actual de la compañía, centrada en la fabricación de máquinas de pachinko en Japón. Este The King of Fighters ’98 fue concebido como un dream match donde se batieron el cobre personajes como Rugal, Robert, Ryo, Takuma, Terry o Billy, conocidos luchadores para los seguidores de SNK, y algunos con orígenes en programas como Art of Fighting o el ya mencionado Fatal Fury. Esta entrega de KOF se caracterizó por un roster muy completo y balanceado, que difícilmente ha vuelto a lograrse en otro episodio de la saga. Si queréis jugarlo, tenéis múltiples opciones: MAME, Neo Geo, PlayStation, Dreamcast, PlayStation 2, Consola Virtual, PlayStation 3 o Xbox 360.

 

 

¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

2 comentarios

  1.   Fermín dijo

    Sólo un par de detalles que añadir a este gran artículo: Samurai Shodown en Súper Nintendo era una gran conversión que prescindió del zoom y puso a los personajes más lejanosientras que mega drive lo hacia mostrando a los personajes más cerca, parecía a primera vista que la versión para la máquina de Sega era más impactante aunque en la de Nintendo se mostraban mejor los increíbles escenarios y que poco tenían que envidiar a los originales de Neo Geo. También la versión para mega drive perdió un personaje: Earthquake. Por ultimo recordar que se lanzaron recopilatorios en los que se pueden jugar a los Samurai Shodown y King of Fighters: Samurai Shodown Anthology para PS2, Wii y PSP y The King of Fighters Collection Orochi saga (en Japón también salió the King of Fighters Collection the NEST saga que no llego a Occidente) que salió también para PS2, Wii y PSP.

  2.   M.A.D. dijo

    Gracias por tu aporte, Fermín, ya he dado buena cuenta de tus reseñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *