Análisis de Dead Rising 3

dead_rising_3

Tras un Dead Rising 2 algo desangelado, Blue Castle Games, reconvertida en Capcom Vancouver vuelve a la carga con una propuesta demasiado continuista, lo que supone que este Dead Rising 3 arrastra tanto defectos como virtudes en esta entrega, de momento, exclusiva de Xbox One.

Nunca antes en ningún otro juego habréis visto tal cantidad de zombies en pantalla, y es que en este programa es fácil toparse con auténticas mareas de no muertos que hasta pueden llegar a ralentizar nuestro paso incluso montados en vehículos. Sin más dilaciones, vamos a destriparos las sensaciones que nos ha dejado Dead Rising 3.

Nick Ramos es un mecánico de la ciudad ficticia de Los Perdidos -claramente inspirada en Los Ángeles- donde se ha producido un brote zombie y se espera que el gobierno ponga fin a la amenaza biológica mediante un ataque nuclear. Mientras tiene lugar la cuenta atrás para el bombardeo, tendremos que salvar a otros supervivientes y realizar misiones al más puro estilo Grand Theft Auto. Y es que el nuevo escenario donde transcurre el juego es una ciudad abierta en contraposición de los lugares donde tenían lugar los anteriores Dead Rising, alcanzando un toque sandbox que los otros juegos no disponían.

dead rising 3 zombies

Por supuesto, las señas de identidad de la saga permanecen intactas: brutales hordas de zombies, trampas, vehículos con los que arrasar con todo, gore, humor negro, armas absurdas, side quests y, cómo no, unos carismáticos psicópatas que quizás sean lo mejore del juego. En cuanto al modo cooperativo, éste vuelve permitiendo al segundo jugador encarnar a Dick Ramos, el hermano del protagonista, y el juego ofrece un filtro para elegir más adecuadamente a nuestro compañero virtual según el tipo de partida que queramos llevar a cabo.

dead-rising-3-protagonistas

Una de las cosas que menos gustaron a muchos jugadores fue lo repetitiva que se hacía la experiencia Dead Rising con las horas, y eso, por desgracia, también ocurre en esta tercera parte: la monotonía será más que evidente cuando te des cuenta de que llevas horas y horas haciendo exactamente el mismo tipo de misiones. Y ojo a las mareas de zombies, muy impresionantes en un primer contacto, pero cuando estemos ya en puntos avanzados del juego, resulta muy pesado moverse entre las mismas para recorrer distancias y no existe forma alguna de hacer viajes rápidos. Mención especial a la IA, concretamente a la de los otros supervivientes, que resulta demasiado básica y pueden darnos algún que otro disgustillo.

dead rising 3 los perdidos

El tamaño de Los Perdidos es mucho más extenso que el de los escenarios de los otros Dead Rising, y además, sin tiempo de carga alguno. Aún así, el nivel de detalle no es muy alto y es fácil encontrar con demasiada frecuencia edificios copiados y un acentuado popping impensable en una consola de nueva generación. Otro punto flaco del apartado técnico son los 720p máximos de resolución y los 30 fps a los que corre el juego, con caídas de frames bastante agudas, también tenemos texturas que tardar en cargar, otras demasiado planas, dientes de sierra… La verdad es que nadie esperaría estas máculas en un juego que prometía ser más en el estreno de Xbox One.

dead rising 3 pal pueblo

A nivel sonoro ya os podéis hacer una idea de lo que vais a encontrar: disparos, gemidos, explosiones… Con una bso que pasa desapercibida, no como el curioso detalle de que, por primera vez en la franquicia, tendremos las voces dobladas al castellano, aunque eso sí, nada destacable. También hay que hacer mención a los numerosos guiños y huevos de pascua referentes no solo al universo de Dead Rising, también habrá presencia de otros títulos de Capcom, como Mega Man o Resident Evil.

Dead-Rising-3

Dead Rising 3 es el mismo juego que vimos hace tres años de manos también del mismo estudio, salvo que vestido, o más bien mal vestido, con ropas next gen: da la sensación de que, ante tanto patinazo técnico, el juego ha sido elaborado con demasiadas prisas para llegar justo a tiempo en el lanzamiento de Xbox One. La libertad dada con el nuevo toque sandbox es un punto a su favor, pero no ha sido convenientemente aprovechado, especialmente por lo reiterativas que resultan las misiones del juego.

No obstante, las señas de identidad, como el gore, las hordas de zombies y el humor negro siguen vigentes en este Dead Rising 3 que, lejos de innovar o haber pulido los defectos de los anteriores juegos, se mantiene muy continuista y resulta descuidado, pero gracias a su personalidad puede que los fans disfruten de unas cuantas horas de entretenimiento con este programa, en cuanto al resto de gamers, es mejor que vayáis con pies de plomo.

NOTA FINAL MVJ 6.5

¿Buscas un móvil o smartwatch?
Tanto si buscas móvil nuevo o un smartwatch, no te pierdas estas ofertas. Podrás escoger tu móvil según el precio, marca o tamaño de su pantalla.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *