Cómo saber si mi teléfono está pinchado

teléfono pinchado
Más o menos, todos hemos aceptado que la privacidad total es una quimera inalcanzable. Que nuestros smartphones nos «espían» y en cierto modo registran nuestros movimientos en Internet. Sin embargo, y hablando ya en serio, existen otras amenazas mucho más peligrosas que deberían preocuparnos más: ¿Cómo saber si mi teléfono está pinchado?

El tema se ha vuelto a poner de moda en nuestro país a raíz del escándalo Pegasus, que toma el nombre de un sofisticado software usado para espiar los teléfonos móviles de diversos personajes de la política española. Se diría que todos estamos expuestos, pero hay formas de protegerse y evitar riesgos.

Artículo relacionado:
Una brecha en las redes 3G y 4G permite que seamos espiados

Tal vez estés pensando que estás a salvo de este tipo de amenazas. «¿Quién me va a espiar a mí?», podríamos pensar, «no soy tan importante». Sin embargo, por mucho que no queramos, también nos afecta, ya que las amenazas son muchas y muy diversas. Son muchos los que querrían pinchar nuestro teléfono y obtener toda la información: una ex-pareja resentida en busca de venganza, un pirata informático que quiere vaciarnos la cuenta bancaria o incluso algún periodista curioso (en caso de que fuéramos una persona con cierto perfil público). Todos ellos podrían estar escuchando nuestras llamadas, o leyendo y enviando mensajes y correos electrónicos.

Sin caer en la paranoia, es conveniente estar bien atento y saber captar las señales que nos indican que algo no va bien. ¿Cómo saber si mi teléfono está pinchado? Estas son algunas pistas. Una a una no deberían preocuparnos, pero sí cuando coinciden unas cuantas de ellas. Cinco señales que deberían ponernos en alerta:

Problemas con la batería

´batería smartphone

Primera señal de alarma: la batería se recalienta y se agota con demasiada rapidez. En la mayoría de los casos estas cosas suceden por razones perfectamente explicables y de ningún modo sospechosas: la batería se va desgastando con el tiempo y su aguante es cada vez menor.

Otras veces, la batería se sobrecalienta y sufre cuando usamos muchas aplicaciones al mismo tiempo, o cuando pasamos mucho tiempo viendo vídeos, jugando o escuchando podcasts, por ejemplo. Sin embargo, una batería sobrecalentada puede ser también una señal de escuchas telefónicas. El aviso de que un software malicioso de espionaje podría estar ejecutándose en segundo plano.

Para alejar las sospechas y quedarnos más tranquilos, no está de más monitorear nuestro teléfono: revisar qué aplicaciones hemos usado y cómo estas afectan a la batería. No es normal que apenas usemos el smartphone y constantemente nos quedemos sin batería. Hay que descartar también otras razones por las que nuestro teléfono se sobrecalienta: ¿Lo hemos dejado demasiado tiempo al sol? ¿Hemos estado usando muchas aplicaciones?

Uso excesivo de datos móviles

datos móviles

¿Cómo saber si mi teléfono está pinchado? Otro síntoma revelador es el incremento injustificado del uso de datos móviles. Las aplicaciones de spyware que se cuelan en nuestros smartphones suelen por lo general emplear grandes cantidades de datos. No está de más echarle un vistazo a la factura y realizar las comprobaciones pertinentes.

Si nos encontramos con que la cantidad de datos usados ha aumentado drásticamente y sin explicación, es preciso averiguar exactamente los motivos. Si no los podemos encontrar, es hora de empezar a preocuparse: es posible que algún software malicioso esté utilizando nuestros datos para enviar información recopilada a una fuente externa.

Fallos de rendimiento

rendimiento movil

Por los mismos motivos expuestos en el apartado anterior, es obvio deducir que cuantos más datos se utilicen, con mayor lentitud funcionará nuestro dispositivo. Es otra señal: el malware puede engañar a nuestro smartphone para que descargue una actualización de sistemas falsa y acabar dominando por completo toda su actividad.

Cuando grandes cantidades de información sean transmitidas desde nuestro teléfono hacia un receptor exterior, el funcionamiento general se ralentizará. Claro, esa es también puede ser una señal clásica de que nuestro teléfono se ha vuelto viejo, que no hay nada extraño detrás. Pero, por otra parte, ese razonamiento puede ser la cortina de humo ideal para que un ciberdelincuente actúe sin que nos demos cuenta.

Un buen método para arrojar luz sobre este asunto es verificar cuáles son las aplicaciones que están consumiendo una mayor cantidad de RAM. Así es como podemos saberlo:

  • En iOS, vamos a Configuración> General> Almacenamiento de iPhone.
  • En Android, la ruta es Configuración > Aplicaciones> En ejecución.

Mensajes sospechosos

telefono pinchado

También los programas espía tienen sus fallos. A veces, basta con ser un poco observador para saber detectarlos. Estos errores se manifiestan en forma de SMS sospechosos que pueden incluir series de dígitos, caracteres y símbolos aparentemente aleatorios y sin ningún sentido.

La presencia de estos mensajes, aparentemente inofensivos e incomprensibles, pueden ser la prueba de que el software de espionaje no ha sido instalado correctamente. Si ha sido así, aparecerán mensajes raros. Estos son en realidad las instrucciones enviadas desde los servidores que usan los hackers para «pinchar» nuestros teléfonos y que, de repente, aparecen ante nuestros ojos sin motivo alguno.

Otra señal que debe ponernos en guardia es que nuestros contactos estén recibiendo mensajes nuestros que nosotros no hemos enviado.

Apariencia diferente de los sitios web

señales telefonos pinchados

Por último, una de las señales más claras que nos pueden indicar que un teléfono está pinchado o hackeado: la apariencia de los sitios web que frecuentamos tiene un aspecto diferente.

¿Por qué pasa esto? El malware actúa como un proxy, interceptando las comunicaciones entre nosotros y los sitios que intentamos visitar. Podríamos estar viendo una página falsa. Entonces nosotros estaríamos escribiendo nuestros nombres de usuario, contraseñas y otras informaciones delicadas a la vista de los espías. Y esto sucede incluso si estamos usando el modo de navegación privada (por desgracia, el término «privado» no es siempre sinónimo de «seguro»).

De entrada, es posible que no notemos ninguna diferencia. A veces se trata solamente de cambios menores, casi imperceptibles, como logotipos pixelados. También podría tratarse de una falsa alarma (por ejemplo, que el sitio web esté realizando cambios o trabajos de mantenimiento). Una buena manera de salir de dudas es comparar la versión móvil con la que se muestra en una PC.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.